1-1. El Barcelona necesita de un renqueante Messi para pasar

Barcelona, 10 abr (EFE).- El Barcelona sufrió más de lo esperado para clasificarse por sexta vez consecutiva para las semifinales de la Liga de Campeones, e incluso necesitó de un renqueante Messi para igualar el tanto logrado por Pastore al inicio de la segunda mitad y eliminar a un gran PSG que hizo méritos suficientes para pasar. Barcelona, 10 abr (EFE).- El asistente técnico del Barcelona, Jordi Roura, ha calificado de "extraordinario" el hecho de que su equipo, tras eliminar esta noche al PSG (1-1, 2-2 en la ida), haya alcanzado su sexta semifinal consecutiva, el único equipo en la historia de la competición en lograrlo. Barcelona, 10 abr (EFE).- El técnico del PSG, Carlo Ancelotti, ha considerado hoy, tras caer eliminado en cuartos de final de Liga de Campeones (1-1, 2-2 en la ida), que su equipo "ha puesto en problemas a un equipo fantástico", un Barcelona que se ha "inspirado" con la entrada de Lionel Messi en el segundo tiempo.
1-1. El Barcelona necesita de un renqueante Messi para pasar
El delantero del FC Barcelona Pedro Rodríguez celebra el gol marcado ante el París Saint-Germain, el primero del equipo, en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones que ambos equipos disputan hoy en el estadio Nou Camp de Barcelona. EFE

Barcelona, 10 abr (EFE).- El Barcelona sufrió más de lo esperado para clasificarse por sexta vez consecutiva para las semifinales de la Liga de Campeones, e incluso necesitó de un renqueante Messi para igualar el tanto logrado por Pastore al inicio de la segunda mitad y eliminar a un gran PSG que hizo méritos suficientes para pasar.

Barcelona, 10 abr (EFE).- El asistente técnico del Barcelona, Jordi Roura, ha calificado de “extraordinario” el hecho de que su equipo, tras eliminar esta noche al PSG (1-1, 2-2 en la ida), haya alcanzado su sexta semifinal consecutiva, el único equipo en la historia de la competición en lograrlo.

Barcelona, 10 abr (EFE).- El técnico del PSG, Carlo Ancelotti, ha considerado hoy, tras caer eliminado en cuartos de final de Liga de Campeones (1-1, 2-2 en la ida), que su equipo “ha puesto en problemas a un equipo fantástico”, un Barcelona que se ha “inspirado” con la entrada de Lionel Messi en el segundo tiempo.

Vilanova acabó con las especulaciones una hora antes del inicio del encuentro: Messi empezaría en el banquillo y Adriano sería la pareja de Piqué en el eje de la zaga. Lo que no imaginaba el técnico azulgrana es que la eliminatoria se pondría tan fea y al final tendría que echar mano de el ‘crack’ de Rosario.

“Es un hito muy importante. Para un club, jugar seis semifinales es extraordinario, la gente tiene que estar orgullosa. El partido de hoy ha tenido muchas dificultades y estos jugadores han demostrado que están hechos de una pasta especial”, ha explicado el preparador.

“Los jugadores están decepcionados, pero su rendimiento ha sido de gran calidad. La experiencia ha sido muy buena para nosotros. Estoy convencido que todavía lo haremos mejor el año que viene”, ha señalado en rueda de prensa en el Camp Nou el técnico italiano.

Por el cuadro visitante, Ancelotti alineó a Thiago Silva como jefe de la defensa disipando todas las dudas sobre su estado físico. Sin el sancionado Matuidi, el héroe de la ida con su gol en el tiempo añadido, Verratti y Thiago Motta ocuparon el centro del campo del conjunto parisino.

A su juicio, que ningún equipo lo haya alcanzado antes “demuestra la dificultad” de este logro: “Pero nuestra ambición no se para aquí. Nuestro objetivo es llegar a la final e intentar ganarla”.

En este sentido, Ancelotti ha opinado que su equipo ha “demostrado su identidad”, algo para lo que “hace falta trabajo y dar confianza a los jugadores para venir a jugar a un terreno de juego muy difícil”.

El damnificado por la entrada del ítalo-brasileño fue, tal como se esperaba, Beckham, que pagó en el Camp Nou su discreto partido en el Parque de los Príncipes.

Roura ha recordado que si su equipo “no ha estado tan brillante como siempre es por mérito del adversario” y ha destacado la influencia del renqueante Messi para lograr empatar el choque.

“Lo más importante de esta noche es haber dado problemas a un equipo fantástico y le hemos puesto las cosas muy complicadas”, ha apuntado. “La clave ha sido la habilidad de los jugadores con el balón, el control de la pelota. Hemos tenido una buena posesión, hemos jugado adelante y no solo hemos defendido, como suelen hacer la mayoría de equipos en el Camp Nou”.

El choque empezó bien para el Barça. Una falta en la frontal bien perfilada para que Xavi probase de enviarla a la escuadra. El de Terrassa golpeó con intención, pero el balón se estrelló en el lateral de la red provocando un efecto óptico que hizo que medio estadio cantara el gol.

“Sabíamos que Messi podía jugar un número determinado de minutos. Las circunstancias se han dado y ha salido al campo y, una vez más, ha participado en la jugada del gol. Él mismo se ha ido dosificando tras el gol y tenemos que destacar el espíritu competitivo, las ganas de este jugador, es irrepetible”, ha resaltado.

“Ese ha sido el origen de las dificultades para el Barça. No sé si el Barça se ha arriesgado haciendo jugar a Messi. Evidentemente, su entrada ha inspirado confianza al resto de jugadores, también a los aficionados. Es un jugador fantástico y, aunque no esté al cien por cien, siempre encuentra una solución imaginativa”, ha señalado.

Sin embargo, la falta de Xavi, una jugada de Pedro por la izquierda y un tiro alto de Villa fue todo el bagaje ofensivo en la primera mitad de los locales, que no pusieron ni una sola vez a prueba a Sirigu en los primeros cuarenta y cinco minutos de juego.

En este sentido, ha recordado que, “sin estar al cien por cien, tiene esa ambición y esas ganas de estar siempre, una característica increíble. Cojo o no, hay que quitarse el sombrero. Es irrepetible”.

El preparador del conjunto francés ha considerado que a sus hombres “no les ha faltado nada, han hecho todo lo que han podido”, lo que demuestra la “solidez” del proyecto parisino. “Hemos sido competitivos. El año que viene lo haremos mejor”.

El PSG se repuso rápidamente del susto inicial con dos rápidas llegadas. Una acabó con un inocente disparo de Lavezzi y la otra vino provocada por una pérdida de Busquets que obligó a Piqué a salir raudo al corte.

“No vamos a descubrir a Leo -ha proseguido-. En el momento que ha salido ha dado otro aire. No cabe duda que es un jugador muy respetado. Nos ha subido el nivel y les ha condicionado a ellos”.

Por último, ha valorado a los cuatro semifinalistas: “Van cuatro buenos equipos. Creo que los equipos españoles por su experiencia, por la habilidad individual, tienen más oportunidades que los alemanes. Pero estos tienen entusiasmo, son fuertes. Van a ser unas semifinales muy abiertas”.

Hizo un mal partido el mediocentro azulgrana. Busquets suele ser el termómetro del equipo y no anduvo fino el de Badía, una señal inequívoca de que las cosas no iban bien para los locales.

Roura ha asegurado que, a priori, no parece que el argentino haya agravado su lesión tras jugar media hora de partido, y sobre Adriano ha apuntado que “se le ha cambiado por precaución, simplemente se le han subido los gemelos”.

Con la defensa demasiado echada atrás, las líneas separadas y el equipo partido en dos, el Barcelona perdía el esférico con facilidad y sufría como nunca para controlar las embestidas del PSG, que robaba a la primera ocasión, salía rápido a la contra aprovechando la velocidad de Lucas Moura y bombardeaba a Valdés desde fuera del área a la mínima oportunidad.

El técnico ha elogiado al PSG, “un grandísimo equipo” que “se ha gastado mucho dinero, pero bien, y si sigue en esta línea, será uno de los grandes de Europa, si no lo es ya”.

Ibrahimovic y Pastore ofrecían algún destello de calidad, pero el verdadero peligro lo llevaban Moura y Lavezzi, quienes lo intentaron un par de veces cada uno, pero o les faltó puntería, o se estrellaron con el meta azulgrana.

Sobre su equipo, ha opinado que “siempre hay que mejorar mucho, pero vamos a intentar disfrutar un par de días, recuperar a la gente y ya veremos cómo afrontamos las semifinales”, ha afirmado.

Con Xavi desaparecido, el Barcelona no tenía el timón y el ritmo del partido lo marcaba el conjunto visitante. Sólo Iniesta, al que le tocaba hacer de Messi, aunque fuera Cesc el que ocupara la posición de falso ‘9’ del astro argentino, se salvaba, con su repertorio técnico habitual, del descalabro azulgrana.

Por último, ha destacado el papel clave del meta Víctor Valdés: “Ha estado sobresaliente, fantástico. Nos ha ayudado muchísimo, lleva muchos partidos a un nivel altísimo. Ha estado excepcional”.

El 0-0 con el que se llegó al descanso era la mejor noticia para los catalanes tras lo visto en la primera mitad, pero el PSG sólo le dio tregua veinte minutos: los quince del intermedio y los cinco que tardó Pastore en anotar en una contra tras la reanudación.

Faltaba todavía un mundo, el Barça necesitaba un gol y Messi, al que ya no le quedaban uñas en el banquillo, miraba de soslayo a Vilanova esperando a que éste le llamara para calentar.

Cuando la ‘Pulga’ empezó a correr la banda, el Camp Nou enloqueció, pero en el césped sus compañeros seguían con una ‘pájara’ tal que ya habían propiciado, con sus pérdidas absurdas, un par de peligrosas contras del rival. En una de ellas, Pastore pudo sentenciar la eliminatoria, pero no acertó en el remate.

Messi salió al rescate de su equipo la última media hora y el Barça, por fin, encerró al PSG. Aun renqueante, dosificando cada uno de sus esfuerzos, echándose la mano al muslo derecho en cada interrupción, el efecto catártico del mejor jugador del mundo fue total.

Una jugada suya en la frontal en la que combinó con Villa acabó con un obús de Pedro que metía al Barcelona de nuevo en la eliminatoria (1-1) a veinte para el final. Fueron sólo diez minutos de asedio azulgrana, apenas dos tiros entre los tres palos -los dos únicos que hizo en todo el partido- pero suficiente para recuperar el mando de la eliminatoria y meterle el miedo en el cuerpo al PSG.

Al equipo e Ancelotti se le empezó a acabar la gasolina y decidió echarse definitivamente atrás en busca un último contragolpe letal. Pero a esas alturas del choque, el Barça ya no se permitió más frivolidades atrás. Arriba, Iniesta incluso tuvo la opción de marcar el segundo en un maravillosa jugada personal, pero su disparo, muy forzado, se estrelló en el exterior de la red.

– Ficha técnica:

1 – Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Adriano (Bartra, min.62), Jordi Alba, Sergio Busquets, Xavi, Iniesta, Villa (Song, min.84), Cesc (Messi, min.62) y Pedro.

1 – París Saint-Germain: Sirigu; Jallet (Van der Wiel, min.88), Alex, Thiago Silva, Maxwell, Verratti (Beckham, min.84), Thiago Motta, Lucas Moura, Lavezzi (Gameiro, min.81), Pastor e Ibrahimovic.

Goles: 0-1: Pastore, min.50. 1-1: Pedro, min.71.

Árbitro: Björn Kuipers (HOL). Mostró tarjeta amarilla a Adriano (min.42), Lavezzi (min.80), Thiago Silva (min.85) y Beckham (min.90).

Incidencias: Partido de vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou ante 96.022 espectadores.