Tinto Tapas apuesta por su ‘happy hour’

Tinto Tapas apuesta por su ‘happy hour’
Paella de pescado
Foto: La Opinión - Josep Parera

Josep Parera josep.parera@laopinion.com

El sabor de España está presente en cada plato de Tinto Tapas, un restaurante español… de verdad.

En Los Ángeles existen varios locales que se definen como representantes de la comida española… pero muy pocos dejan de lado fusiones modernistas o ingredientes del continente americano.

Tinto Tapas es cien por cien español, especialmente en su muy recomendable menú para Happy Hour.

Dicha selección representa una ocasión ideal no solo para beneficiarse de buenos precios —tanto en comida como en vinos— sino también para descubrir otras posibilidades del menú general.

Enclavado en el este de West Hollywood, el restaurante —elegante pero sin resultar excesivo en su sofisticación— está regentado por la siempre sonriente Virginia, cuya madre, Mercedes Ferrandiz es la chef.

El Happy Hour, restringido al área del bar y a su más que agradable patio, tiene lugar los lunes, martes y miércoles de 5:00 p.m. a 10:00 p.m., y los jueves, viernes y sábados, de 5:00 p.m. a 7:00 p.m.

Las tapas seleccionadas —entre las que destacan la chistorra (chorizo), los huevos rellenos de atún y las albóndigas, además de las indispensables patatas (papas) bravas— cuestan $5, mientras que las cervezas y sangría valen $4 y los vinos del día se ofrecen por $6.

Además, de lunes a jueves, de 5:00 p.m. a 10:00 p.m., existe el Especial Paella que consiste de una paella para dos, más sangría y ensalada, todo por $45; y de lunes a miércoles, las botellas de vino (una completa selección de vinos ibéricos) se venden a mitad de precio.

PARA PROBAR

Varias son las tapas recomendables del menú de Tinto Tapas para Happy Hour. Para dos personas, y a modo de degustación, una buena idea es compartir cinco tapas (total: $25), siempre acompañadas del pan, que es enviado desde Sevilla congelado (por expreso deseo de los propietarios del restaurante, que ven una notable diferencia entre el pan local y el que se encuentra en España). Indispensables son las patatas bravas (papas fritas con allioli), las albóndigas españolas (de ternera y cerdo), las gambas al ajillo, la txistorra al Txakoli (chorizo vasco cocinado con vino y ajo) y los huevos rellenos de atún (un huevo duro con atún mezclado). Otras opciones son las croquetas de jamón, la escalivada (berenjena aliñada con pimientos, tomate, ajo y cebolla), el pollo a la cerveza, el dúo de tortillas (tortilla española de papas y vasca con pimiento verde y chorizo) y el Don Quixote y Sancho Panza (jamón ibérico con queso manchego).