Villaraigosa dice su último discurso como Alcalde de LA

Destaca sus logros y pide a su sucesor que se preocupe por la educación
Villaraigosa dice su último discurso como Alcalde de LA
El alcalde Antonio Villaraigosa, destacó en el informe que ofreció los que fueron sus logros en desarrollo económico, seguridad, transporte, ecología y educación.
Foto: La Opinion Ciro Cesar

Que Los Ángeles es ahora más seguro, limpio, ágil, exitoso en las aulas y fuerte pese a la recesión. Así describió ayer el alcalde Antonio Villaraigosa a la ciudad que ha conducido por ocho años, delineando en su último informe de gobierno el legado que dejará plasmado en los libros de historia.

Antes de entregar la oficina, ya sea al concejal Eric Garcetti o a la contralora Wendy Greuel, Villaraigosa aprovechó un discurso con sabor a despedida para pedirles que se comprometan en ofrecer una educación de calidad a los niños de esta ciudad, un asunto que ha seguido en todo su mandato.

No obstante, el alcalde terminó su participación en el Royce Hall de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), su alma mater, sin referirse a la reforma migratoria, debate que él sacó a la luz poco antes que el presidente Barack Obama hablara sobre crear un camino hacia la legalización de 11 millones de indocumentados esta primavera.

“Me sorprende porque, a pesar de muchas críticas en ciertas partes de la ciudad, él siempre ha estado al frente de la reforma migratoria”, dijo María Elena Durazo, dirigente de la Federación de Sindicatos del condado de Los Ángeles. “Especialmente en este momento en que es más fuerte [la discusión], cuando es más necesaria su voz”, agregó.

Lo que sí destacó en el informe fueron sus logros en desarrollo económico, seguridad, transporte, ecología y educación. “Lo viejo de Los Ángeles se está desvaneciendo en lo posterior”, expresó el alcalde ante la crema y nata de la política angelina, que ocupó el 75% de la primera planta del auditorio.

La ovación más fuerte se escuchó cuando el funcionario se dirigió a sus posibles sucesores, criticándoles por primera vez su tibieza y lejanía con el sector educativo, conectado con el progreso de la ciudad. Y les pidió diseñar una “visión global”, no puntos aislados, para mejorar el rendimiento académico.

“Queremos elegir a alguien que no vaya a mordisquear cuidadosamente los bordes”, expresó.

Greuel, quien escuchó sus palabras en primera fila, aseguró que la educación ya está en su agenda. “Es una política personal para mí. Mi hijo está en una escuela pública”, señaló la contralora. “Estoy de acuerdo con él en que la educación es una prioridad y que debemos seguir enfocados en ella”, dijo.

Mientras que Garcetti, ausente en el informe por asistir a un foro en la universidad Loyola Marymount, dijo a través de un vocero que está dispuesto a debatir con su rival.

Villaraigosa, quien en 2005 se convirtió en el primer alcalde latino en más de 130 años, resaltó ayer sus esfuerzos para equilibrar el déficit, generar empleos, reducir el crimen, agilizar el tránsito, limpiar el ambiente y dejar a 10,000 agentes en la Policía de Los Ángeles.

“Los Ángeles sigue en marcha. La prosperidad real es prosperidad duradera y es prosperidad compartida”, expresó el alcalde.