Betis y Sevilla colorean una jornada pendiente del agónico Mallorca-Celta

Madrid, 11 abr (EFE).- El derby andaluz que protagonizarán Betis y Sevilla en el estadio Benito Villamarín dará colorido a la trigésimo primera jornada de la Liga española, en la que Mallorca y Celta, dos equipos inmersos de lleno en la lucha por la salvación, se verán las caras en el duelo agónico del fin de semana.

Madrid, 11 abr (EFE).- El derby andaluz que protagonizarán Betis y Sevilla en el estadio Benito Villamarín dará colorido a la trigésimo primera jornada de la Liga española, en la que Mallorca y Celta, dos equipos inmersos de lleno en la lucha por la salvación, se verán las caras en el duelo agónico del fin de semana.

La ciudad de Sevilla se prepara para acoger uno de los encuentros más pasionales del fútbol español. El cuadro bético recibirá a un equipo que no renuncia a sus opciones de acabar la temporada en puestos europeos. Los hombres de Pepe Mel están en esa lucha desde hace tiempo, son séptimos, y sacan seis puntos a su gran rival, que anda décimo por la tabla.

El Betis no quiere descolgarse de los puestos nobles de la clasificación y tendrá que emplearse a fondo para doblegar a un equipo que poco a poco va mostrando signos de mejoría con la buena racha de Álvaro Negredo, que llega a la cita enchufado tras marcar un doblete en la pasada jornada del torneo.

El aliciente europeo se difumina totalmente en el encuentro que protagonizarán en el Iberostar Stadi Mallorca y Celta. El primero, es el colista del campeonato y los gallegos, con los mismos puntos, son penúltimos. Las urgencias de ambos clubes se citan en un choque que será de alto voltaje. Sólo tres puntos les separan a ambos de la salvación y el que pierda dará un paso atrás para lograr la permanencia.

El Barcelona, líder indiscutible que, salvo sorpresa sólo tiene que seguir con su inercia ganadora para proclamarse campeón, visita La Romareda, donde espera el Zaragoza, ahogado en una mala racha que le ha dejado al borde del descenso. El equipo de Manolo Jiménez lleva tres meses sin ganar y lo ha pagado colocándose en el límite del infierno.

Mientras, el Real Madrid, a trece puntos del cuadro azulgrana, viajará a Bilbao para verse las caras con el Athletic, condenado a no luchar por nada. Los blancos llegan a la cita con sensaciones extrañas. Pese a eliminar al Galatasaray de la Liga de Campeones y llegar a las semifinales, ha quedado un poso amargo tras el partido irregular que protagonizaron los hombres de José Mourinho en Estambul.

El Atlético de Diego Simeone necesita regresar a la senda de la victoria tras empatar ante el Getafe en un duelo rocoso y sin goles. La segunda posición todavía puede ser una realidad para los rojiblancos, que tendrán enfrente al Granada. Los andaluces necesitan ganar para espantar los fantasmas del descenso. Tendrán que luchar contra la historia, ya que no vencen en el Calderón desde la temporada 1959/60.

En el estadio de La Rosaleda, el Málaga tendrá que batallar contra el recuerdo del Borussia Dortmund para levantar cabeza y no perder la sexta plaza. Recibe a Osasuna, que, como el equipo de Pellegrini, perdió la pasada jornada de Liga y también necesita puntos. Sin embargo, los navarros no sueñan con Europa, tienen pesadillas con el descenso, a cinco puntos de distancia.

El sueño continental todavía sigue vigente en el Getafe. Es octavo, a tres puntos del Málaga, y visitará un estadio que mostrará su enfado tras el incidente del saque de banda del pasado fin de semana. El Valladolid saldrá al campo con la sensación de haber perdido puntos en Valencia y con ganas de volver a una victoria que no logran desde hace cinco jornadas.

La Real Sociedad, revelación del campeonato, sorprendente cuarto clasificado, intentará mantener su posición de Liga de Campeones en Vallecas, donde los hombres de Paco Jémez también tienen todavía cosas que decir respecto a un posible año continental la temporada que viene.

En Valencia, el Levante se verá las caras con el Deportivo, que, tras ganar al Zaragoza 3-2 de manera agónica, ha obrado el milagro de poder optar a la salvación cuando hace un mes estaba prácticamente desahuciado. En La Coruña no pierden la esperanza, sólo un punto separa a los gallegos del objetivo.

Por último, el Espanyol de Javier Aguirre, en tierra de nadie, y ya hablando más del futuro que del presente, recibe al Valencia, que, desde la quinta plaza, acosa a la Real Sociedad para arrebatarle la última posición que da derecho a jugar la próxima edición de la Liga de Campeones.