Balance en los espacios

El color es fundamental en cada lugar

Balance en los espacios
Un mueble o accesorio puede cobrar protagonismo con un color llamativo.
Foto: AGENCIA REFORMA

MÉXICO, D.F.— Dentro de las áreas que integran el hogar, la presencia del color es un aspecto fundamental para generar ambientes cálidos y relajantes. Ésta es la razón por la que las tonalidades y sus combinaciones son un instrumento indispensable en el diseño de interiores.

Seleccionar un tono que complemente la composición de un espacio depende del estilo decorativo y la personalidad que se busca reflejar. Ya sea que el matiz se aplique sobre un muro, en un mueble o en accesorios, como cojines, tapetes o lámparas, el concepto global determinará la atmósfera.

“En el caso de los textiles el color creará armonía o contrastes en la decoración”, señaló la diseñadora Claudia Grajales. “Escoger matices atrevidos puede dar dramatismo a un espacio, mientras que los colores neutros provocan tranquilidad”.

De acuerdo con la también representante de la firma Colección Interiorismo, algunos de los tonos más utilizados están marcados por las tendencias, que apuntan hacia un “romanticismo vintage”. En este tipo de decoración, pueden apreciarse las gamas cromáticas de las flores secas, como los tonos rosas con un toque que los hace lucir antiguas.

Acentos con distinción

El color, por sí mismo, invita a que las miradas se dirijan hacia el lugar donde se encuentra. De esta manera, un mueble o accesorio puede cobrar protagonismo dentro de un ambiente y funcionar como un foco visual.

Para hacer resaltar este tipo de piezas es necesario contrastarlo con los muros.

Por otra parte, cuando se utilizan diferentes elementos con color, es importante cuidar que todos pertenezcan a una misma gama. Así, además de matizar totalmente un espacio, se genera un confort visual que mejora la estética del hogar.

No obstante, para que el equilibrio se encuentre completo, pueden utilizarse tonalidades neutras con el fin de balancear cada zona.

Según la experta en interiores, hay que tener cuidado de no abusar del color, pues, de otra forma, se pueden provocar ambientes que resulten incómodos.

“No existen reglas. Es como cocinar: las cosas se van probando hasta que se logra el equilibrio deseado”, añadió Claudia Grajales.