¡Euforia total!

Afición vitorea a Cruz Azul tras ganar la Copa MX

¡Euforia total!
Cientos de aficionados de La Máquina acudieron ayer al aeropuerto para recibir a sus campeones.
Foto: MEXSPORT

MÉXICO, D.F. (NTX).— Unos 500 aficionados de Cruz Azul recibieron ayer con una auténtica fiesta en el Aeropuerto capitalino a los jugadores de La Máquina a su llegada, procedentes de Cancún, tras conquistar el miércoles la Copa MX al vencer al Atlante por 4-2 en tanda de penas máximas.

Desde temprana hora, los seguidores comenzaron a reunirse entre la terminal uno del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México para recibir a sus ídolos, luego de que éstos acabaron con una sequía de 15 años sin algún campeonato y tras perder siete finales de forma consecutiva.

Los aficionados e integrantes de diversas porras y barras del cuadro celeste no dejaron de cantar y bailar por más de dos horas, y a unos 30 minutos de que salieran los jugadores formaron una valla para abrirles paso desde la puerta de la Aduana hasta la calle, donde los jugadores abordaron un autobús.

El cuerpo técnico, encabezado por Guillermo Vázquez y José Luis Salgado, el doctor Alfonso Jiménez y el preparador físico Ricardo Campos, fueron los primeros en salir y abordar el camión rojo en el que fueron transportados los elementos celestes.

El defensa central colombiano, Luis Amaranto Perea, el portero Yosgart Gutiérrez y el canterano Julio César Domínguez, fueron de los primeros jugadores que pudieron subirse al autobús, seguidos por otros elementos de las fuerzas básicas celestes como Héctor Gutiérrez y Néstor Araujo.

Cuando empezaron a salir algunas figuras, como el argentino Christian “Chaco” Giménez y el delantero argentino Mariano Pavone, empezó a generarse el caos.

Y es que en su afán de estar cerca de sus ídolos, tomarles fotografías, saludarlos o simplemente felicitarlos por el título alcanzado, empezaron los empujones, mientras los integrantes de los medios de comunicación trataron de manera infructuosa alguna declaración.

Los aficionados comenzaron a rodear el autobús en busca de acercarse a los jugadores, quienes desde el interior del vehículo solo se limitaban a levantar el pulgar en señal de reciprocidad.

Yosgart Gutiérrez se puso a golpear en las ventanas, mientras que un sonriente Héctor Gutiérrez grababa con su celular las muestras de cariño de la afición cruzazulina que se quedó con las ganas de alguna firma, y sólo unos pocos pudieron tomar fotos a través de los vidrios del vehículo.

El camión fue acompañado por los aficionados hasta el primer retorno de la terminal aérea y luego despedido por los seguidores, desde el puente que cruza el circuito interior, con rumbo desconocido.