Suavidad estética

La recámara merece una decoración que invite a la relajación y a poder dormir con profundidad

Suavidad estética
Repetir algunos colores del edredón garantiza un equilibrio visual.
Foto: AGENCIA REFORMA

MÉXICO, D.F.— La recámara, el espacio más íntimo del hogar, bien merece un diseño que invite a relajarse. Por ello, utilizar detalles que eleven la plástica y promuevan el descanso son ideales para complementar esta área.

A decir de Verónica Félix Cervantes, representante de la firma Nautica, llegar al dormitorio después de un intenso día de trabajo y ver una cama atractiva es el inicio de un buen reposo.

“Nos parece importante que la gente descanse en un ambiente cómodo y armónico. Para lograrlo, mucho tiene que ver el diseño: entre mejor se tenga la cama, se duerme más a gusto, lo cual se relaciona con las composiciones”, explicó.

La calidad de las telas depende de la cantidad de hilos que tengan por pulgada, entre más posean mayor será la suavidad y el bienestar que produzcan a los sentidos. Así, los diseños que integran las nuevas colecciones de la firma están fabricados 100 por ciento con algodón y tienen de 200 a 300 hilos.

Entre los detalles de confección que enriquecen las composiciones pueden observarse botones, listones e incluso sogas que dan un toque marino.

Océano visual

Colores como azul, gris, beige y blanco caracterizan la mayoría de las propuestas. A través de la combinación de estas tonalidades se evoca el mar y se genera una atmósfera de tranquilidad, ideal para diferentes decoraciones y personalidades.

“Las colecciones se presentan de acuerdo a las tendencias que vayan acorde con la marca: azules, motivos náuticos y detalles que lleven a pensar en el mar. Con esto se hace una composición para proponer un coordinado”, señaló.

En todo caso, cuentan con algunas piezas en matices que aluden a una plástica femenina, como el rosa. De la misma manera, destaca una equilibrada mezcla entre piezas lisas, con cuadros, rayas y diseños similares a flores ornamentales, que rompe la monotonía visual del espacio y enriquece el ambiente de la recámara.