César Chávez en imágenes

Muestra de fotos ofrece una mirada introspectiva en la vida del activista

La vida de César Chávez ha sido documentada innumerables veces en libros y artículos. Pero son sus fotografías las que abren una ventana a la vida del líder campesino.

Una colección de imágenes de Chávez, tomadas por el fotógrafo y periodista Víctor Alemán, ofrece una mirada íntima a la vida del activista fundador del sindicato de trabajadores del campo, UFW.

Las fotografías que se exhiben en la Catedral de Los Ángeles hasta el 24 de abril, son una combinación de documentos históricos y momentos íntimos de la vida del líder campesino.

“Ésta es sólo una fracción de todas las fotos que tomé durante los años que trabajamos juntos”, indicó Alemán, editor deVida Nueva, la publicación en español de la Arquidiócesis de Los Ángeles. “En ese entonces, no podíamos tomar fotos como lo hacemos ahora. Muchas veces teníamos una sola oportunidad para capturar un momento preciso”.

“Yo recomiendo a la gente que venga y descubra a través de las imágenes lo que muchas veces se pierde en libros y documentos”, señaló Alemán.

El fotógrafo de origen salvadoreño trabajó entre 1980 y 1990 con César Chávez y el UFW. Todo comenzó cuando Alemán vio un anuncio en el diario pidiendo editor para El Malcriado, una publicación del sindicato.

“Yo sabía quién era César Chávez, pero no conocía las condiciones laborales reales de los campesinos”, admitió Alemán, quien en 1979 había creado “Banana Publications”, un medio en inglés sobre temas artísticos.

“Llegué para trabajar seis meses y me quedé 10 años”, recordó. “Chávez fue más un maestro que un compañero de trabajo. Él me hizo entender la importancia de los campesinos porque ellos son los que cosechan nuestros alimentos”.

Señalando a una de sus fotografías favoritas, “César Chávez volando como un águila” —tomada en las montañas de Santa Mónica, en 1990— Alemán contó que el activista campesino había posado con los brazos abiertos, como si fuese a volar y al mismo tiempo, como si estuviese en una cruz.

“Esos momentos fueron sus regalos para mí. A Chávez no le gustaba que lo estuvieran fotografiando, pero después de tantos años de trabajar juntos, se había acostumbrado, y muchas veces me regalaba esas poses, sabiendo que podría tomar buenas fotos”.

Alemán reveló que, contrario a lo que muchos creen, no era fácil trabajar con Chávez.

“Él daba todo de sí, trabajaba siete días a la semana y nunca descansaba. Al ser tan exigente consigo mismo, también esperaba mucho de los demás”, indicó.

“Pero al mismo tiempo, podía descubrir el potencial de la gente. Él me pidió que trabajara como organizador, algo que yo nunca había hecho y creía que no podría hacer, confiando que lo lograría”.

Alemán fue cofundador de KUWF Radio Campesina, la primera estación de radio para trabajadores agrícolas, y también director de la publicación mensual Food and Justice.

Alemán, quien también fue baterista y músico, reveló algo poco concido: que César Chávez era todo un aficionado del jazz.

“Teníamos discusiones porque a él le gustaban las Big Bands, como Woody Herman, y yo prefería más el beebop y Miles Davis. También le gustaba mucho bailar swing y lo hacía muy bien”, agregó.

“Fue una verdadera fortuna haber trabajado con él”.