Breves

La ola de atentados con explosivos y carros-bomba en siete ciudades iraquíes, incluida Bagdad, dejaron ayer al menos 42 muertos y más de 200 heridos, informaron ayer fuentes policiales que atribuyeron los ataques a la rama de Al Qaeda en Irak.

Los ataques tuvieron lugar en las provincias de Anbar, Babel, Kirkuk, Salaheddin, Diyala, Nasriya y Bagdad, donde en esta capital ocurrieron los atentados más mortíferos a pesar de los reforzados retenes de seguridad, indicó la policía.

La cifra de víctimas mortales varía, pues la cadena de televisión qatarí Al Yazira reporta 33 muertos y unos 160 heridos, mientras medios occidentales, que citan a la policía, dan cuenta de 42 fallecidos y unos 257 lesionados.

El saldo de muertos aumentó ayer lunes a por lo menos 35 en el ataque más serio de extremistas islámicos en varios años en Mogadiscio, dijo un funcionario de Gobierno.

Radicales islamistas de Al Shabab lanzaron el domingo un ataque desde varias posiciones contra la Corte Suprema. El ministro del Interior dijo que nueve insurgentes lanzaron el ataque, de los cuales seis hicieron explotar sus chalecos explosivos. Un carro-bomba explotó más tarde cerca del aeropuerto.

Dahir Amin Jesow, un legislador somalí que preside un comité de seguridad en el Parlamento, dijo el lunes que el saldo de muertos del ataque podría aumentar debido a que varios de los heridos tienen lesiones serias. Decenas resultaron heridos en el ataque, agregó.

Israel inició ayer los festejos de sus 65 años de existencia con conciertos, banderas y bailes, al concluir, con la caída del sol la solemne jornada de recuerdo a sus caídos.

La celebración, que continuará mañana, martes, saca a una multitud a las calles, decoradas desde hace días con banderas y los colores blanquiazules del país.

El papa Francisco recibió ayer en audiencia en el Vaticano al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, con quien habló a solas durante 24 minutos.

Francisco recibió a Rajoy en la Biblioteca Privada y, tras un cordial saludo, se sentaron frente a frente.

En los primeros momentos de la audiencia el presidente del Gobierno español contó al Papa que estuvo en el Encuentro Mundial de las Familias, que se celebró en Valencia en 2006 y que acudió con uno de sus hijos, que entonces tenía un año y ahora tiene ya siete.

Después se cerró la puerta de la Biblioteca y ya no se escuchó más.