Opción ‘verde’

Las prendas orgánicas o 'green' ofrecen comodidad y protegen el medio ambiente
Opción ‘verde’
Vestir 'eco-friendly' empieza seleccionando textiles provenientes de granjas confiables.
Foto: Cortesía de Douglas Donehoo

A la hora de comprar ropa nueva el enfoque de los consumidores ha cambiado lentamente en los últimos años, dando paso a aquellos que quieren algo nuevo en su armario y al mismo tiempo mantener un saludable medio ambiente.

Para estos consumidores, existen varias opciones orgánicas, verdes o green, como se le llama más comúnmente.

“Nuestras prendas se pueden utilizar para muchas actividades, son muy versátiles. Van desde lo casual a lo deportivo y se pueden usar para ir desde compras hasta el gimnasio, y están muy a la moda”, aseguró el diseñador angelino de ropa orgánica y creador de 4-rth.com, Douglas Donehoo.

La popularidad de estas piezas, comentó Emm Tee, dueña de la boutique orgánica Grace & Greene en Redondo Beach, tiende a incrementarse en vísperas del Día de la Tierra que se celebra el 22 de abril. “En estas fechas la gente se acuerda de vestir ‘verde’, buscan prendas cómodas y se sienten bien al saber que están hechos de manera orgánica”, dijo.

Aunque el precio de estas prendas — que incluyen shorts y pantalones para hacer ejercicios y blusas y suéteres casuales — ha afectado negativamente sus ventas, sobre todo en familias numerosas al competir directamente con confecciones comerciales disponibles en tiendas como Wal-Mart y Macy’s, estos diseñadores aseguran que el costo para obtenerlos ha bajado.

“Los de algodón orgánico son más accesibles y en nuestra tienda nos aseguramos de no tener cosas tan caras que solo algunos pueden pagar. Tenemos varias líneas que son accesibles que cuestan entre 35 y 45 dólares que no es tan exorbitante”, explicó Tee agregando que también cuentan con vestidos y chaquetas de marcas como Groceries Apparel y Eco Skin, por mencionar algunas.

“Está creciendo lentamente pero es más fácil encontrar ropa orgánica ahora que en el pasado”, agregó la fundadora de los trajes de baño orgánicos Odina, cuyo precio varía entre 50 y 70 dolares por pieza, enfatizando que en Los Ángeles esta industria ha incrementado.

Para Donehoo, el querer vestir eco-friendly o ecológicamente sano empieza seleccionando textiles provenientes de granjas confiables.

“Todo lo hacemos en Estados Unidos, de esta manera diminuímos el monóxido de carbono y no subcontratamos a personal de otros países”, añadió el empresario.

Ambos se mostraron optimistas sobre el futuro de esta industria en este país.

“Hay mucha gente interesada en comprar ropa orgánica, lo que motiva el cultivo de estos textiles. Y las ventas son muy estables durante todo el año”, dijo Donehoo.