Reconteo es opción lógica

Reconteo es opción lógica

En Venezuela, el pueblo acudió a las urnas en forma ejemplar.

La participación de este domingo 14 de Abril en las elecciones presidenciales para elegir al sucesor de Hugo Chávez Frías fue del 79.8% del electorado, un nivel altísimo de participación aunque ligeramente menor que las elecciones del pasado octubre en ese país.

No obstante, el proceso electoral de los días anteriores al sufragio y del propio domingo no fue tan ejemplar como el pueblo mismo y estuvo plagado de irregularidades y excesos.

Los resultados indican un triunfo estrecho, de apenas 1.7% para el candidato oficialista Nicolás Maduro y la oposición ha desconocido el resultado y pedido un reconteo de votos para asegurar el resultado.

La campaña estuvo marcada por una combinación de uso ilegal e irrestricto de recursos del estado venezolano en movilización, propaganda y repartición de prebendas así como recordatorios a los votantes de que tenían que votar por la opción oficial si querían mantener sus beneficios, pensiones y seguir en las listas para repartición de viviendas.

Maduro no se presentó como un líder en sí mismo, sino como “hijo del cristo redentor” que es Chávez. Aún así, casi un millón de votos chavistas se fueron hacia Capriles, un resultado que indica que el electorado venezolano está prácticamente partido por la mitad y que el voto de Capriles no está formado únicamente por esa “burguesía” mencionada por Maduro en su amargo y altisonante discurso de la victoria.

En Venezuela no hay 7.2 millones de burgueses, mucho del voto Capriles es pueblo, clase pobre, trabajadora y media.

El reconteo es un proceso contemplado en las leyes de Venezuela y bajo las circunstancias, una solicitud perfectamente racional.