Comida de avión no tiene por qué ser mala

Los menús de las aerolíneas cada vez son más sofisticados
Comida de avión no tiene por qué ser mala
Espacios, higiene, aromas y ruta determinan la selección del menú para las aerolíneas.
Foto: Reforma

MÉXICO, D.F.— “¿Pollo o pasta?”, “¿chicken or pasta?”, “¿poussin ou il paît?”… sean tal vez las preguntas más frecuentes de cualquier sobrecargo de aerolínea a la hora del servicio de comer a bordo de un avión.

Y es que, la comida de aviones es sin duda una de las más incomprendidas de la industria de alimentos alrededor del mundo, tal vez por la forma en que se presenta o los ingredientes que le dan vida.

Pero ¿qué define el menú de una aerolínea?

De acuerdo con Antonio Fernández, subdirector de servicio al cliente de Aeroméxico, la selección de alimentos que se sirve a bordo de un avión está limitada por un sinfín de variables, desde higiene, rutas y personal a bordo, hasta practicidad del servicio.

“Lo primero es entender que los alimentos que se sirven a bordo deben pasar por un sinfín de procesos de manejo higiénico y eso limita muchas cosas. Hay ciertos alimentos que no soportan estos procesos por lo que debemos apostar por ingredientes que resulten más adecuados y que no sean propensos a la descomposición”, explica.

“También es importantísimo saber que toda la comida se hace todos los días y todos los días se aborda lo más fresca posible”, añade.

Frutas, vegetales, pastas y carnes se cuentan entre los ingredientes más comunes. Sin embargo, la posibilidades dependen completamente de la sofisticación que la línea aérea quiera transmitir.

“Hay cosas que no subimos a los aviones. Por ejemplo, ingredientes que generan olores muy fuertes en cabina, como pescados y mariscos. También procuramos evitar alimentos muy picantes o irritantes, así como sopas calientes, que pudieran derramarse sobre los pasajeros en algún momento de turbulencia”, recalca Fernández.

Entre los comunes están las frutas y ensaladas, que ayudan a rehidratar y es que, lo que sucede dentro de un avión es que el ambiente es tan reseco que el organismo se deshidrata y éstas ayudan a reponerlo, además de que son ligeras y fáciles de manipular”, revela aquél.

En cuanto a bebidas y acompañamientos, como panes, aderezos y salsas, todo depende completamente del espacio disponible en cada nivel de cabina.