FMI: región crecerá un 3.4%

WASHINGTON D.C. — El Fondo Monetario Internacional pronosticó el martes que la economía de América Latina y el Caribe crecerá durante 2013 a un ritmo de 3.4%, casi idéntico al crecimiento económico global.

La región mejorará su ritmo de crecimiento -desde un 3% en 2012 a un 3.9% en 2014- debido a una recuperación de la demanda externa, condiciones favorables de financiamiento y el impacto de políticas adoptadas previamente en algunos países, señaló el FMI al difundir sus perspectivas globales de crecimiento económico.

La proyección representa una corrección a la baja respecto a la expectativa de crecimiento de 3.6% que el FMI manifestó en enero para la región.

Paraguay será el país del continente con el mayor crecimiento este año (11), seguido de Perú (6.3%), Chile (4.9%), Bolivia (4.8%), Ecuador (4.4%) y Colombia (4.1%).

Tras haber registrado apenas 0.9% en 2012, Brasil ascenderá a un crecimiento de 3% gracias a las políticas que adoptó para incrementar la inversión privada, dijo el FMI.

Venezuela muestra el ritmo de crecimiento más bajo (0.1) la desaceleración más aguda y la tasa de inflación más elevada en la región. La tasa de inflación regional ascenderá este año una décima respecto del 4.5% de 2012.

México mantendrá en 2013 y 2014 una tasa de crecimiento de 3.5%, lo que permitirá prolongar una “recuperación en inversiones”, mientras que el “crecimiento sostenido de la tasa de empleo y condiciones favorables de crédito deberían apoyar al consumo.”

Las siete naciones centroamericanas crecerán este año a una tasa promedio de 4.4%, mientras que los países del Caribe alcanzarán 2.2%, tres décimas por encima de la proyección para Estados Unidos.

“Los riesgos a la baja a corto plazo para la región han disminuido, debido a que las políticas en Estados Unidos y la zona euro han contenido las amenazas inmediatas al crecimiento global”, dijo el FMI en su informe. “Sin embargo, mientras la reparación del sector financiero en la zona euro siga incompleto, las subsidiarias de bancos europeos en la región permanecen vulnerables a un potencial desapalancamiento.”

Tal como ha sido la tendencia desde la crisis financiera de 2008, las economías emergentes siguen siendo las principales impulsores del crecimiento global.