Obama promete justicia

Obama promete justicia
President Barack Obama speaks in the James Brady Press Briefing Room at the White House in Washington, Monday, April 15, 2013, following the explosions at the Boston Marathon. (AP Photo/Manuel Balce Ceneta)
Foto: authors

WASHINGTON D.C.— El presidente estadunidense Barack Obama advirtió ayer que su gobierno aplicará “todo el peso de la justicia” a los responsables de los atentados con explosivos en Boston que dejaron dos muertos y casi un centenar de heridos.

“Aún no sabemos quién hizo esto o por qué, y nadie debe apresurar conclusiones antes que tengamos toda la información, pero no se equivoquen, vamos a llegar al fondo de esto y encontrar por qué hicieron esto”, dijo.

“Cualquier individuo o grupo responsable sentirá todo el peso de la justicia”, sostuvo.

En una breve declaración hecha ayer por la tarde desde la sala de prensa de la Casa Blanca, el mandatario anuncio que ha dado instrucciones para elevar la seguridad a través del país conforme sea necesario.

“Continuamos monitoreando y respondiendo a la situación conforme se desarrolla y he dirigido todos los recursos del gobierno federal para ayudar a las autoridades locales y estatal a proteger a la gente, y elevar la seguridad a través del país conforme sea necesario”, dijo.

El saldo preliminar de víctimas por las dos explosiones ocurridas en la meta de la maratón de Boston es de dos muertos, uno de ellos un menor de ocho años de edad, y unos 110 heridos, varios de ellos reportados en estado crítico.

Obama dijo haber sostenido conversaciones con el director del FBI Robert Mueller, con la secretaria de Seguridad Interna (DHS) Janet Napolitano, el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, y el alcalde de Boston, Tom Menino.

Igualmente dijo haber informado de los sucesos y las acciones de su gobierno a líderes en el Congreso.

“Hemos reafirmado que en días como este no hay republicanos y demócratas; todos somos estadunidenses unidos en nuestra preocupación por nuestros conciudadanos”, indicó.

Aunque Obama evitó caracterizar las explosiones como un acto terrorista, algunos funcionarios de su administración filtraron a medios de comunicación que la valoración del gobierno apunta en esta dirección.

El congresista demócrata federal por Massachusetts, Bill Keating dijo a la cadena CNN que dado la naturaleza de los eventos y la planeación no dejaban lugar a dudas de que se trata de un acto de terrorismo.