Pizza con curtido

Pizza con curtido
Spicy Korean Barbecue Pizza
Foto: Suministrada

Yurina Melara/yurina.melara@laopinion.com

Este fin de semana mi familia y yo fuimos a cenar uno de los restaurantes favoritos de mi hija: California Pizza Kitchen.

Mientras ella comía lo de siempre, mi esposo y yo probamos dos nuevos platillos en el menú: Spicy Korean Barbecue Pizza y la ensalada Spring Market Vegetable.

La pizza la pedimos sin los trozos de cerdo, que son tradicionales en la cocina coreana, pero que van en contra de mis convicciones vegetarianas y ambientales.

Cada vez que comemos fuera —que es alrededor de una o dos veces por semana— optamos por los platillos con abundantes vegetales, bajos en grasas y cada vez que es posible, productos elaborados con harinas integrales.

Primero nos llevaron la ensalada que tenía manzanas, pasas rehidratadas, rábanos y nueces, acompañado de un aderezo delicioso de vinagreta de yogurt griego. A mi hija, como muchos niños, la tengo que empujar para que coma ensaladas. A ella sólo le gustan los pepinos, las zanahorias y el brócoli.

Para que se coma el resto de vegetales crudos tengo que dárselos poco a poco, negociar y chantajear. Todo se vale. Así que negocié que se comiera una porción de la ensalada a cambio de un poquito de sorbete al final de la comida.

Mientras negociaba con mi hija, mi esposo ya se había comido la mitad de la ensalada. Me hizo señas con la cabeza que estaba delicioso. A él le gustan las frutas y nueces en las ensaladas. A mí no mucho. Yo prefiero las ensaladas sin el dulce de las frutas, pero la vinagreta me convenció y para cuando llegó la pizza, ya habíamos terminado casi con la ensalada.

Cuando vi la pizza con kimchi (ensalada de col coreano), no pude evitar reírme. Mi esposo asombrado de mi reacción me preguntó qué sucedía. Le dije que en El Salvador le agregamos curtido (ensalada de col) a la sopa de frijoles, a la yuca y hasta a los plátanos fritos, y que la pizza parecía una pupusa gigantesca con curtido encima.

Al final de la comida, me sentí muy satisfecha de haber tenido una cena familiar en un lugar agradable, haber probado una ensalada con frutas que normalmente no como en mi casa, y de comer una pizza estilo coreana que me recordó un platillo tradicional de mi país.

Recuerda lo que decía el padre de la medicina, Hipócrates: “Que tu comida sea tu medicina”.