Activistas llaman a marcha migratoria en Los Ángeles

Activistas piden a locutores de radio impulsar la movilización del 1 de mayo en Los Ángeles a favor de la reforma migratoria,

Activistas de diversas organizaciones comunitarias anunciaron que harán el primero de mayo una marcha en Los Ángeles para  pedir la agilización de la ley de inmigración.
Activistas de diversas organizaciones comunitarias anunciaron que harán el primero de mayo una marcha en Los Ángeles para pedir la agilización de la ley de inmigración.
Foto: La Opinion / Ciro Cesar

Para de una vez por todas lograr la reforma migratoria, activistas de diversas organizaciones se unieron para convocar a la comunidad a que participe en una marcha masiva a realizarse el próximo miércoles 1 de mayo en el centro de Los Ángeles.

La idea es repetir las movilizaciones que se llevaron a cabo en 2006, cuando en par de ocasiones (25 de marzo y 1 de mayo) el centro de la ciudad se vio saturado con cientos de miles de participantes que luchaban en contra de la iniciativa de ley del congresista Jim Sensenbrenner, con la cual se habría criminalizado a los indocumentados.

“Vamos a retar a nuestra comunidad a que haga algo por la reforma, necesitamos demostrar poder y unidad, porque hay mucha gente en contra de nosotros”, comentó Angélica Salas, directora de CHIRLA.

“Salgan a marchar, es sólo un día, un día que nos puede ayudar a mejorar muchos años y un futuro mejor para la comunidad”, fue el llamado de Salas.

La marcha dará inicio en la ya tradicional esquina de Broadway y Olympic a las 12:00 del día. Está programado que en la calle Main, frente a la Placita Olvera, instalar un escenario para al final de la marcha tener un mitin y la participación de grupos musicales.

“Si usted está a favor y no ha marchado o nada más lo hizo en 2006, lo invitamos a que regrese, porque este año es serio, es seria esta pelea, lo necesitamos a usted, ustedes sí van a hacer la diferencia”, recalcó la líder de CHIRLA.

Diversas organizaciones que en años anteriores han actuado por su cuenta en la lucha por la reforma migratoria, se sumaron ayer en una conferencia de prensa para lanzar de manera conjunta la convocatoria para la marcha.

Los activistas insistieron que los inmigrantes tienen que poner su granito de arena para avanzar la reforma migratoria.

Raúl Murillo, director de Hermandad Mexicana, explicó que es necesario hacerlo para que no pase lo que pasó con la iniciativa para el control de armas que fue rechazada.

“Estamos viendo que el 98% de las personas apoyan una reforma al control de armas y el Congreso está rechazándolo, pues entonces nosotros para la reforma migratoria tenemos que estar unidos y demostrar que no sólo la apoyamos, sino que estamos dispuestos a defenderla”, mencionó.

Para participar en la marcha se está pidiendo con anticipación a los trabajadores que pidan a sus patrones el día de descanso, ya que es miércoles.

También se está pidiendo a padres y maestros que el 1 de mayo debe ser aprovechado para enseñar a los niños y jóvenes sobre la lucha de los derechos civiles como lo hicieron Martin Luther King, Rosa Parks y César Chávez.

“Les pedimos que participen en esta marcha y les digan también a sus hijos, para que ellos puedan decir algún día que fueron parte de un movimiento que logró la libertad y la integración del inmigrante en este país y un futuro mejor”, comentó Salas.

Juan José Gutiérrez, director de Vamos Unidos USA, consideró que si la gente no sale a marchar puede ser contraproducente esta movilización.

“Estamos cautelosamente preocupados de que si la gente no sale, puede significar un retroceso”, mencionó. “Pero yo pienso que la comunidad ha demostrado, y lo va a volver a hacer de manera contundente, una madurez política asombrosa”.

Añadió que la participación de los locutores de radio, quienes dieron un gran impulso a las marchas de 2006, ha sido decepcionante en esta ocasión.

“Parece ser que temen identificarse con la comunidad que les da de comer”, dijo Gutiérrez. “Una cosa es que tengan que trabajar conforme a las directrices que les dan sus administradores, pero otra cosas es que como inmigrantes se estén haciendo patos y no estén jugando el papel de comunicadores sociales que les corresponde”.