Va adelante el Museo Mexicano en San Francisco

La institución transitará por un nuevo capítulo en su historia al buscar la “ansiada vivienda permanente” en el distrito de arte Yerba Buena

Va adelante el Museo Mexicano en San Francisco
"Venados" componen la colección Rex May, objetos de arte popular exhibidos en el Museo Mexicano de San Francisco.
Foto: Suministrada / Museo Mexicano

SAN FRANCISCO.— David de la Torre, nuevo director del Museo Mexicano, llegó a las instalaciones de El Mensajero con un mensaje: “El museo sigue vivo; ¡este es nuestro momento!”.

Tras una reunión en Casa Sánchez —negocio mexicoamericano en la calle 24 de la Misión— a la cual asistieron más de 30 líderes comunitarios a mediados de marzo, David obtuvo la inspiración para promover la construcción del nuevo edificio que albergará al museo en las calles Mission y 3rd.

“Va a suceder”, expresó seguro De la Torre respecto al controvertido proyecto urbano en el distrito de arte Yerba Buena, en el centro de la ciudad, tras reemplazar recientemente en el cargo a Jonathan Yorba, quien bajo su gestión logró el Museo una sociedad con el Smithsonian.

“Estamos seguros (de la conclusión del nuevo edificio), aunque es un proceso político, tenemos que ser diligentes y profesionales. El museo y el proyecto están bajo un gran escrutinio como cualquier proyecto en el centro de San Francisco, porque en la ciudad tenemos esta gran apreciación por la belleza de la ciudad, el encanto que tiene. Nadie quiere denigrar eso de ninguna manera, así que nuestro proyecto es de usos múltiples, con la creación de condominios y con el museo en los primeros cuatro pisos”, explicó De la Torre.

Como lo escribió en febrero de este año el diario local San Francisco Chronicle, David de la Torre supervisará “el capítulo más importante en la historia de la institución: su traslado desde Fort Mason a una posición privilegiada como parte de un desarrollo de condominios en el distrito de arte Yerba Buena”.

Para lograrlo, el Museo Mexicano obtuvo una concesión de 800,000 dólares por parte de la Fundación Cultural e Histórica de California para el diseño y desarrollo de su “ansiada vivienda permanente”, que incluye el trazo de los planos para un espacio de 40,000 pies cuadrados, por el prominente arquitecto mexicano Enrique Norten.

Cuenta además con más de 20 millones de dólares por parte de la constructora Millenium Partners, contó De la Torre. Aparte de buscar subsidios de distintas organizaciones, como el San Francisco Foundation, y otras, la nueva administración del Museo Mexicano inauguró un modelo de membresías individuales, pues según aseguró De la Torre, el 80% del financiamiento que reciben este tipo de proyectos provienen de cuentas personales, más que de organismos públicos o corporativos.

“He sido inspirado por la gente que ha estado con la comunidad por muchos años”, describió De la Torre: alto, con barba y cabello blanco, con un inglés pausado y una herencia mexicana de siete generaciones detrás de él. “Hay una sensación de que este es nuestro momento en tantos sentidos, local y nacional, con la atención que está adquiriendo la comunidad hispana, y que merece, así que este es mi desafío: mantener el museo que creció con la comunidad, demostrar nuestra estabilidad financiera”.

Las membresías para apoyar la edificación del nuevo Museo Mexicano están localizadas en el sitio de internet MexicanMuseum.org, desde $25 hasta donde el bolsillo del donador alcance…

Una oportunidad para conocer la residencia y colección de arte del actual Museo Mexicano es asistir este 26 de abril a la apertura de la exhibición “Un regalo inspirado: la colección Rex May de arte popular”; abierta hasta el 16 de marzo de 2014 en Fort Mason, Edificio D, San Francisco y abierto desde el mediodía hasta las 4:00 p.m. de miércoles a domingo.

Dicha colección fue donada al museo en 2001 por el propio Rex May, quien entregó más de 1,400 objetos de arte popular mexicano pertenecientes a distintas culturas.

Esta exhibición incluye pinturas, esculturas de madera, cerámica, vidrio y textiles que representan lo mejor de la tradición del arte popular mexicano.

Describió el Museo Mexicano que esta muestra representa los “ricos colores, la sensibilidad, el espíritu y la vitalidad de México y su gente”.