Abordarán la discordia de zona coreana

Diplomático de China y su homólogo de EEUU hablarán sobre 'vías' a la paz

PEKÍN, China (EFE).— El enviado chino para la península coreana, Wu Dawei, viajará esta semana a Estados Unidos para tratar el conflicto en la región e intercambiar opiniones con su homólogo estadounidense, Glyn Davies, anunció ayer el Ministerio chino de Asuntos Exteriores.

La portavoz china de esa dependencia, Hua Chunying, confirmó ayer que Wu viajará al país norteamericano en respuesta a la invitación trasladada por Davies.

El encuentro que se producirá entre Wu y Davies fue adelantado por la agencia surcoreana Yonhap el jueves desde Washington, donde precisaba que el enviado chino permanecerá en el país del 21 al 24 de este mes, si bien la portavoz china ayer no confirmó fecha exacta.

Hua se limitó a señalar que ambos “intercambiarán opiniones sobre el mantenimiento de la paz y la estabilidad en la península coreana, así como sobre la desnuclearización” de Corea del Norte.

Norcorea dio un paso ayer hacia el diálogo aunque con los requisitos a Seúl y Washington de que suspendan sus maniobras militares conjuntas y retiren las sanciones de la ONU.

La propuesta, a pesar de su rigidez y de que Seúl ayer considerara “ilógicas” las condiciones y las rechazara, rebaja la tensión en la región tras semanas de amenazas.

La Comisión Nacional de Defensa —el más alto órgano militar del régimen norcoreano— estableció como primer requisito para sentarse a la mesa de negociaciones que los aliados “tomen medidas” para que la ONU retire las sanciones al régimen por sus pruebas nucleares y de misiles.

Además instó a Seúl y a Washington a “garantizar que no se escenifiquen de nuevo ejercicios de guerra nuclear para amenazar o chantajear” al régimen de Kim Jong-un, en referencia a las diversas maniobras militares conjuntas que los aliados realizan cada año en territorio surcoreano.

Por su parte, China dio ayer la bienvenida a ese gesto norcoreano ya que, en opinión de Pekín, el “diálogo” es la “única y mejor vía” para solucionar el conflicto, y volvió a instar a todas las partes implicadas a hacer esfuerzos en ese sentido.

No obstante, evitó pronunciarse acerca los requisitos impuestos por Corea del Norte para volver a la senda del diálogo después de los continuos y constantes ultimátums de guerra nuclear anunciados por el régimen de Kim Jong-un prácticamente a diario hasta el pasado fin de semana.