Santiago Roncagliolo presenta su más reciente obra, “Óscar y las mujeres”

El escritor peruano Santiago Roncagliolo expone con humor en su última novela, titulada "Oscar y las mujeres", el mundo irreal de las telenovelas.
Santiago Roncagliolo presenta su más reciente obra, “Óscar y las mujeres”
Santiago Roncagliolo expone con humor el mundo irreal de las telenovelas en su nueva obra.
Foto: Paco Campos EFE

DENVER, Colorado.— El escritor peruano Santiago Roncagliolo expone con humor en su última novela, titulada Óscar y las mujeres, el mundo irreal de las telenovelas.

La historia gira en torno a Óscar Colifatto, un brillante guionista de telenovelas cuya vida metódica, asocial y cínica en el entorno urbano de Miami dista mucho de las historias románticas que elabora desde su computadora.

Óscar aprecia este género popular precisamente porque en las telenovelas todo transcurre muy distinto a la realidad.

“Todo en ellas ocurría por alguna razón y producía alguna consecuencia en las vidas de los personajes”, reflexiona el personaje.

“En cambio, la realidad estaba llena de lagunas, errores de continuidad, líneas mal dichas en momentos incorrectos”, continúa.

Conocido como “el Cervantes del amor hispano”, Óscar sabe que para obtener éxito una telenovela todo debe sostener la tensión mediante una sucesión bien planificada de obstáculos crecientes a una relación amorosa ideal en su pureza de sentimiento.

“La buena es virgen y el galán es viril”, escribe, “la mala es muy mala” y, para colmo, no puede morir; todos tienen sus secretos, pero al final, los buenos salen bien “y los malos se pudren en el infierno”.

Estas reglas, según el personaje, inquebrantables para el género, proveen también la organización de la novela en la que se confunden personajes, actores y protagonistas en un desternillante paralelo.

De ingeniosa construcción doble, la novela ofrece el guión de la telenovela que Óscar está escribiendo y la historia del protagonista recién abandonado por su compañera.

Su productor, Marco Aurelio Pesantes, estima que el brillante Óscar es incapaz de escribir un buen guión de telenovelas si no está enamorado en el momento de la escritura.

Al comprender que la condición actual del guionista traerá graves consecuencias para la producción de la telenovela, Pesantes se lanza a remediar la situación causando todo tipo de enredos.

Óscar es un personaje maniático, engreído y paranoico que detesta “minuciosamante” la ciudad donde vive.

“Encontraba ofensiva la calcinante luz del sol; se amargaba con las sonrisas indestructibles de las camareras americanas; y también sufría con el acento inclasificable de los hispanos, que según él, habían construido una lengua franca con lo peor de cada dialecto.”

A pesar de sus muchos defectos, Óscar resulta un personaje simpático, que alberga resentimientos y contradicciones, al igual que una ínfima posibilidad de ternura.

Como los personajes que crea, Óscar tiene sus secretos. El escritor que detesta la presencia de niños y animales pequeños tuvo un hijo trece años atrás que reaparecerá repentinamente, y su vida sentimental refleja obstáculos tan frecuentes e increíbles como los que trama para la pantalla chica.

Los paralelos entre novela y telenovela no se mantienen solamente al nivel de la trama.

Roncagliolo manipula el contenido de su novela, ajustándolo a una estructura episódica que hace eco del formato televisivo.

Esta fórmula, con el respaldo de su editorial Alfaguara, permitió que la novela saliera a la venta inicialmente por entregas digitales, brindándole al lector una experiencia similar a la del televidente.

Aunque no hay datos hasta la fecha que comprueben el éxito o fracaso de la iniciativa digital frente a la posterior publicación impresa de la novela, es evidente que con este retrato humorístico de la cultura popular actual, Roncagliolo se abre un camino firme en los nuevos espacios literarios.