3 puntos a considerar antes de pedirle dinero a un prestamista

Son más las desventajas que las ventajas de optar por este tipo de intermediario antes de emprender una pequeña empresa
3 puntos a considerar antes de pedirle dinero a un prestamista
A diferencia de los bancos y otras instituciones financieras, el prestamista cobrará intereses por semana.
Foto: Archivo / Shutterstock

Entre los hispanos que residen en los Estados Unidos, hay quienes planean abrir una pequeña empresa. Sin embargo, algunos se topan con la situación de que no pueden llevar a cabo el proceso por complicaciones al momento de solicitar dinero por parte de un banco.

En numerosos casos, las entidades financieras no conceden el préstamo: o bien porque la persona que lo solicita no tiene un historial crediticio el país, o porque, en el pasado, el solicitante ha tenido problemas económicos.

Ante esta negativa, las personas interesadas en recibir un préstamo se ven obligadas a conseguir el dinero a través de amigos, familiares o prestamistas.

¿Qué es un prestamista?

Cuando usted necesita dinero y el banco no le concede un préstamo, tiene la opción de acudir a sus familiares o amigos. Existe la posibilidad de que éstos no le puedan suministrar el dinero y lo refieran a otra persona, que podría ser el amigo de un amigo, alguien que tenga relación con algún miembro de su familia, o incluso, una persona que se encuentra en lugares donde se hacen transferencias de dinero a su país o cambio de cheques. Estas personas y agencias son conocidas con términos distintos, según el país: prestamista, tiburón, usurero, chulquero, etc. Independientemente del nombre, lo cierto es que son varias las desventajas de pedir dinero prestado a un prestamista. A continuación tres de éstas:

1. Cobran intereses semanales – A diferencia de los bancos y otras instituciones financieras, el prestamista cobrará intereses por semana, y no por año. Esto significa que la deuda se podría convertir en un auténtico infierno para usted y para su familia. Pongamos un ejemplo.

El intermediario le presta $2,000 y usted acepta a pagar el 5% semanal sobre ese valor. El 5% por cada semana significa que usted paga alrededor del 20% cada mes, y, si multiplicamos esto por los 12 meses del año, tenemos un interés anual del 260%.

2. Los préstamos son difíciles de pagar – De hecho, están diseñados para que, precisamente, al recipiente del dinero se le haga difícil cumplir con la fecha de pago. En muchos casos, las personas que toman dinero de los “tiburones” terminan perdiendo más de lo que recibieron prestado. En el caso de los que no pagan, estas personas se encargan de hacerles la vida imposible a través de amenazas e incluso acciones violentas. Como resultado de lo anterior, algunas personas se ven obligadas a cerrar sus negocios.

3. No operan dentro de regulaciones – Los prestamistas no actúan bajo regulaciones que defiendan los derechos del consumidor. Si tiene una queja, no podrá denunciar la situación.

En resumen, es mejor evitar pedir dinero prestado a estas personas. Si usted reside en los Estados Unidos y el banco no le concede un préstamo y necesita dinero para emprender un nuevo negocio o para una emergencia puede acudir a ACCION , una organización sin fines de lucro que se encarga de conceder dinero prestado para abrir pequeñas empresas en este país.

?>