Argentina pide datos de supuestos sobornos

Ralph Lauren Corp. habría pagado para evitar trámites

BUENOS AIRES, Argentina.— El ente recaudador de impuestos argentino pidió ayer a Estados Unidos que envíe los datos relacionados con las denuncias sobre los supuestos sobornos que la filial de Ralph Lauren Corp. habría pagado a la aduana del país sudamericano para que la empresa pudiera ingresar sus productos años atrás sin los controles pertinentes.

Ricardo Echegaray, titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), dijo a periodistas que esos datos son necesarios para que prospere una investigación sobre las supuestas irregularidades en el juzgado en lo Penal Económico de Jorge Brugo a partir de una denuncia presentada por el propio organismo fiscal.

La AFIP desestimó los supuestos sobornos y consideró que la denuncia es producto de una “información tergiversada” de los directivos de la filial en Argentina de la empresa de indumentaria. Anunció que iba a pedir la intervención de la justicia.

Ralph Lauren Corp. accedió a entregar más de 700,000 dólares en ganancias ilícitas y pagar una penalización de 882,000 dólares como parte de un acuerdo con el Departamento de Justicia estadounidense y la Comisión de Valores (SEC) por acusaciones de que sobornó a agentes aduaneros argentinos.

La SEC dijo que la firma entregó sobornos de 593,000 dólares entre 2005 y 2009 a través del agente aduanero de la empresa para que sus productos entraran a Argentina sin los trámites necesarios y evitaran inspecciones para productos prohibidos. Las violaciones fueron detectadas cuando la compañía adoptó medidas para mejorar sus controles internos a nivel mundial.

Echegaray dijo que envió una carta a la embajadora de Estados Unidos Vilma Martínez solicitándole que “a los efectos de profundizar la investigación y colaborar con la justicia… arbitre los medios necesarios para obtener de la SEC las respectivas actuaciones vinculadas a la mencionada denuncia de este organismo y proceda a remitir las mismas al juzgado interviniente” en Buenos Aires y también a la AFIP.

La compañía con sede en Nueva York reportó las irregularidades tras descubrirlas en 2010; despidió a los empleados considerados responsables y cerró sus sucursales y oficinas en Argentina, según informaron autoridades federales estadounidenses. Ralph Lauren no afronta cargos judiciales por haber capacitado a sus empleados sobre la Ley Federal de Prácticas Corruptas en el Extranjero, la cual se le acusó de violar.

Echegaray dijo en su carta a la embajadora que “en particular resulta necesario contar con el nombre de los funcionarios de Aduana y los instrumentos que la SEC tuvo en cuenta para convalidar los balances de Ralph Lauren y así considerar que hubo sobornos; esto como elemento necesario a los fines de adoptar las medidas administrativas y judiciales pertinentes.”

También subrayó que los despachantes de aduana que intervinieron en operaciones de comercio exterior de la empresa entre 2005 y 2009 no son funcionarios públicos de la AFIP y del Estado. “Son profesionales privados contratados por la propia compañía que cumplen un rol de auxiliares de comercio exterior similar a la tarea de un asesor contable o impositivo en cualquier empresa”, sostuvo.

Dijo que la AFIP resolvió además “suspender de forma preventiva la clave única de identificación tributaria de los despachantes de aduana que trabajaron para la filial argentina en el periodo investigado”, que son Ana María Geuna, Juan Gumhold y Oscar Enrique Rico.

Asimismo resolvió suspender la misma clave tributaria de la filial argentina de Ralph Lauren, llamada Polo Ralph Lauren, la de sus directivos y la de un ex apoderado de la firma, Roberto Devorik.

Echegaray finalizó diciendo que en Argentina “sobornantes y sobornados deben ser juzgados.”

George Canellos, director interino de la división judicial de la SEC, había señalado que “el acuerdo de no procesamiento de este caso deja claro que daremos beneficios sustanciales y tangibles a las empresas que respondan adecuadamente a las violaciones y cooperen completamente con la SEC.”

La empresa accedió a cooperar con el Departamento de Justicia, informar periódicamente de sus esfuerzos para cumplir con la ley y continuar sus controles internos para prevenir eventuales infracciones. Si Lauren cumple el acuerdo no será enjuiciado, según indicó la fiscal federal Loretta Lynch y el subsecretario de Justicia Mythili Raman.

En su comunicado, la AFIP afirmó que “directivos locales de Polo Ralph Lauren utilizan a la aduana para justificar el vaciamiento de la empresa.” También sostuvo que se llevaron a cabo “exhaustivos controles, cumplimientos normativos y acuerdos de intercambio de información aduanera efectivizados” que “descartarían la supuesta maniobra denunciada.”

Señaló además que no recibió “información alguna por parte de la embajada de Estados Unidos” sobre las supuestas irregularidades “a pesar de las reuniones periódicas de trabajo conjunto.”

“En función a todas las acciones desplegadas por la Aduana, surgiría que esta maniobra sería una conducta desleal de los directivos de la filial en Argentina de Polo Ralph Lauren, que pretenderían justificar ante otras agencias, gobiernos o la propia casa matriz de la empresa faltantes de caja en los balances a efectos de evitar mayores sanciones”, dijo el comunicado.

La embajada estadounidense en Buenos Aires no ha hecho hasta ahora comentarios sobre los hechos relacionados con Ralph Lauren.

?>