Ariel Ortega desmiente versiones sobre el autorobo de su vehículo

El exfutbolista argentino Ariel Ortega afirmó hoy que está "dolido" por las acusaciones que surgieron después del robo de su lujoso automóvil, que indicaban que él mismo había organizado el atraco.
Ariel Ortega desmiente versiones sobre el autorobo de su vehículo
En la imagen, el exfutbolista argentino Ariel Ortega. EFE/Archivo

Buenos Aires, 23 abr (EFE).- El exfutbolista argentino Ariel Ortega afirmó hoy que está “dolido” por las acusaciones que surgieron después del robo de su lujoso automóvil, que indicaban que él mismo había organizado el atraco.

En declaraciones a la emisora argentina Pop Radio, el exjugador dijo que “hay que ser muy mala persona” para decir que él hizo un autorobo.

Ortega, que se retiró de la actividad profesional en agosto de 2012, relató que había recibido el cupé BMW M1 negro, valuado en 100.000 dólares, el pasado sábado al mediodía y el domingo, cuando salía de su casa con un amigo, fue interceptado por los delincuentes.

“Me dijeron que suba a mi casa a buscar plata y ahí fue cuando le avisé al guardia de seguridad para que llame al 911”, explicó el ‘Burrito’, quien agregó que el automóvil aún no apareció y que en los próximos días tendrá que ir a declarar por el robo sufrido.

Los investigadores de la policía analizan si el exfutbolista fue víctima de la denominada “Banda de la Ametralladora”, que desde el año pasado actúa en Buenos Aires robando vehículos de alta gama armados con pistola ametralladora o fusil automático.

El robo al exjugador del Valencia español ocurrió el domingo por la noche, cuando iba a bordo de su BMW M1 junto a un amigo identificado como Antonio Luna y ambos fueron interceptados por un vehículo negro, del que descendieron dos delincuentes armados.

Los asaltantes amenazaron a las dos víctimas y las obligaron a pasar a la parte trasera del automóvil a bordo del cual se las llevaron privadas de su libertad.

Según las fuentes policiales, en el recorrido los delincuentes exigieron la entrega de dinero, a lo que Ortega les indicó que vivía cerca y lo dejaron descender del vehículo para ir a buscar plata a su domicilio.

Finalmente, los asaltantes, al ver que Ortega no regresaba con el dinero, liberaron a su amigo y huyeron con el auto.