NASA prepara nave para interceptar asteroides

Así lo adelantó el astronauta mexicano José Hernández Moreno, quien de paso reclamó ayuda de ese país para los diversos programas de la Agencia Espacial Mexicana
NASA prepara nave para interceptar asteroides
El asteroide 2012 DA14 y la nebulosa Eta Carinae.
Foto: Archivo / EFE

México – México debe destinar recursos suficientes a los diversos programas de la Agencia Espacial Mexicana (AEM), pues apostar a la ciencia y a la tecnología es lo que sacará al país adelante, aseguró el astronauta estadounidense de origen mexicano José Hernández Moreno.

Entrevistado por Notimex a propósito del homenaje que recibirá en breve por parte de la asociación Grandes Valores de México, con la creación y develación de una escultura con su rostro y traje espacial, Hernández Moreno habló sobre su experiencia en el espacio, de la creación de la AEM y nuevos planes que tiene la NASA.

Hijo de padres inmigrantes mexicanos, el astronauta que en 2009 participó en la misión 128 del transbordador espacial Discovery, número 30, con destino a la Estación Espacial Internacional, sostuvo que deben destinarse mayores recursos a la agencia mexicana para lograr su concreción.

El ingeniero eléctrico, quien en 2004 se integró al Grupo 19 de la Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) para actividades espaciales, reconoció que si bien la mayor parte del presupuesto se destina a la seguridad y a la pobreza en el país, debe hacerse un esfuerzo para destinar un “poco más” al rubro de desarrollo tecnológico.

Subrayó que “se tiene que invertir en la tecnología y es lo que el gobierno debe de comprometerse, y no sólo con crearla, hay que destinarle un presupuesto.

“Muchos cuestionan por qué hay que destinar a esta AEM y no a programas sociales, y yo les digo que la ciencia y la tecnología es lo que va a sacar al país adelante, es lo que impulsará nuestra economía, porque esa tecnología que desarrolle México la podrá comercializar, y a partir de ahí se podrán crear más empleos”, dijo.

Hernández Moreno subrayó que la AEM es un proyecto viable y tiene futuro, además de que en la NASA ven con “buenos ojos” el que México quiera entrar en la comunidad aeroespacial.

Aboga por las alianzas

En ese sentido, sugirió que se profundicen alianzas entre la AEM y la NASA, con el fin de contar y desarrollar un puente de colaboración entre ambas agencias.

Recordó que por cada dólar que el gobierno estadounidense invierte en la NASA, “son siete dólares que entran en forma de generación por comercializar la tecnología que la propia NASA está creando.

“Es cierto, hay necesidades en México, pero también hay que apostarle a nuestro futuro; es un balance muy delicado, lo reconozco, pero hay que aportar un poco más”, refirió.

Dijo que contar con una agencia espacial mexicana no sólo promoverá la ciencia, la tecnología y el desarrollo en el país, sino que además ayudará a evitar la “fuga de cerebros”.

“La agencia servirá como un polo de atracción, ya que cuando los jóvenes concluyan sus carreras universitarias pueden trabajar en la AEM y desarrollar sus conocimientos”, puntualizó.

Mencionó que desde la creación de la AEM, en julio de 2010, no lo han invitado a formar parte de ese organismo público, pero adelantó que el martes 23 de abril sostendrá una reunión con altos funcionarios mexicanos, donde se pondrá a su disposición para colaborar en la AEM.

“La puerta está abierta y tarde o temprano estaremos trabajando con mucho gusto, asesorándolos para sacar adelante la AEM.

“Hay que apostarle, tiene futuro, lo veo muy viable y como un vehículo para nuestros jóvenes, que se reciban, contribuyan para obtener la experiencia necesaria y convertirse en empresarios con temas aeroespaciales y tecnología”, aseveró Hernández Moreno.

Alcances de la nueva nave

Luego de que en 2011 renunciara a la NASA para pasar a ocupar un puesto en la industria aeroespacial, después de 10 años de trabajar en distintas áreas de aquella, comentó que en estos momentos dicha agencia trabaja en el desarrollo de una nueva nave que estará lista dentro de unos cinco o seis años, tras la jubilación de sus tres transbordadores espaciales: Atlantis, Discovery y Endeavour.

Reveló que dicha nave tendrá una arquitectura muy similar a la del Apolo; “será un cohete grande con cápsula, con combustible líquido, para ser lanzado a la estación espacial y poder llegar a la Luna”.

Destacó que uno de los objetivos de esa nave es tratar de desarrollar la tecnología necesaria para aterrizar en un asteroide cuando represente peligro para la Tierra, con el propósito de cambiar su trayectoria, no sólo en la teoría sino en la práctica, algo que hasta ahora no se ha hecho.

Por otro lado, afirmó que haber estado en el espacio le ha cambiado la vida, pues se trata de una experiencia única e inolvidable.

“Estar en el espacio (las) 24 horas por 14 días es una sensación inexplicable. Al regresar de mi misión la NASA jubiló las naves, al darme cuenta de que ya no haría más vuelos en los próximos seis o siete años tomé la decisión de salirme para hacer otras cosas.

“Por ejemplo, la NASA me limitó mucho ir al extranjero a dar pláticas, y nada más podía realizar una plática al año. De tal manera que salí de la NASA y me dediqué, sin reglas, a lo que me gusta más, y lo que más me gusta es motivar a los jóvenes”, refirió.