Piden por la UNAM

Quieren evitar centro sufra 'severos daños morales, físicos y económicos'
Piden por la UNAM
Jóvenes encapuchados mantienen tomada la Torre de Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México.
Foto: Notimex

MÉXICO, D. F. (Notimex).— Los exrectores de la UNAM, Guillermo Soberón, Octavio Rivero, José Sarukhán, Francisco Barnés y Juan Ramón de la Fuente (1999-2007), suscribieron un pronunciamiento en el que exhortan a las autoridades competentes a que contribuyan al restablecimiento de la normalidad en esa casa de estudios.

En un comunicado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señalaron que dicha labor debe emprenderse con sensibilidad y con ello evitar que la institución sufra “una vez más, severos daños morales, físicos y económicos”.

En el documento, dirigido al Gobierno federal, a la comunidad universitaria en el país y a la sociedad, los exrectores repudiaron la violencia y manifestaron que se trata de una agresión inaceptable que se ejerce, de nueva cuenta, contra la máxima casa de estudios del país.

“Ofende profundamente a la sociedad mexicana y es causa de indignación para quienes pensamos que el futuro de nuestro país reside en quienes hemos tenido el privilegio de formarnos en la educación superior, que es el motor de cambio del país”, señala el manifiesto.

Los firmantes expresaron asimismo su solidaridad con el rector en funciones, José Narro Robles, por su rechazo firme a los acontecimientos, y por la denuncia de hechos formulada ante la autoridad jurídica correspondiente.

“El trabajo universitario tiene como propósito el bien de México y es, asimismo, uno de los más valiosos elementos para un futuro promisorio”, concluye el documento.

Por otra parte, policías auxiliares y bancarios, así como elementos del Cuerpo de Granaderos, se encargan de la seguridad en las inmediaciones del estadio Olímpico Universitario, donde el equipo Pumas de la UNAM enfrenta a Jaguares de Chiapas.

Asimismo, los uniformados vigilan que no haya incidente alguno entre los asistentes al partido con el grupo de jóvenes encapuchados que mantiene en su poder la Torre de Rectoría desde el 19 de abril pasado.

El grupo que tomó dicho inmueble colocó tiendas de campaña en las barricadas levantadas previamente, a fin de evitar el paso de persona ajena a su movimiento.