Rival del Tri en serio problema

Demanda a la Federación frena las prácticas de la selección panameña
Rival del Tri en serio problema
El panameño Felipe Baloy, pilar en la zaga de la selección 'canalera' que actualmente es la líder del Hexagonal Final de la Concacaf.
Foto: MEXSPORT

PANAMÁ (NTX).— La selección de Panamá suspendió ayer el inicio de sus prácticas de cara al partido contra México rumbo al Mundial 2014, por una demanda contra la Federación Panameña de Futbol (Fepafut).

La entidad canceló las prácticas luego de que una cervecería decidiera embargar sus bienes por un monto cercano a los siete millones de dólares por supuesto incumplimiento de un contrato de patrocinio.

La selección, líder del Hexagonal Final de la Concacaf que clasificará a tres equipos al Mundial, recibirá en el Estadio Rommel Fernández a México, el 7 de junio, en la cuarta de 10 fechas del torneo.

Además, el vicepresidente de la Fepafut, Ramón Cardoze, dijo que también es incierta la logística para el partido de la quinta fecha ante Estados Unidos, en Seattle, debido a que las cuentas de la Federación están congeladas.

La crisis panameña pareció tomar otro giro ayer, cuando el presidente del país, Ricardo Martinelli, a través de Twitter, pidió “respetuosamente” a la Cervecería del Barú “que retire ya la demanda a Fepafut. La pelea de ellos es contra todo Panamá y ahora es conmigo”, advirtió el mandatario.

Para el presidente de la Fepafut, Pedro Chaluja, ello no representa ninguna intervención porque es “la opinión personal de un panameño”.

Chaluja afirmó que la demanda de la cervecería “no es con el objeto de que ellos reciban su beneficio económico; más allá de eso, la intención es hacerle daño a la selección y que el producto quede mal. Ellos perdieron el producto por tacaños y ahora quieren que se dañe”, comentó.

La empresa cervecera secuestró bienes de la Fepafut luego de que en diciembre de 2012 la entidad deportiva pusiera fin a un contrato de patrocinio por 480 mil dólares para el período 2010-2014 y firmara otro con Cervecería Nacional por 10 millones de dólares por seis años.

El contrato estipula una cláusula de finalización anticipada, previa indemnización, la que reclama la empresa afectada.