1 de mayo en el Silicon Valley

Centenares de personas participaron en Mountain View en una manifestación a favor de la reforma migratoria; una líder local inició un ayuno para que paren las deportaciones

MOUNTAIN VIEW.— Al grito de “Obama escucha, estamos en la lucha”, “Sí se puede” y “¿Qué queremos?… La reforma migratoria… ¿Cuándo?… ¡Ahora!”, centenares de manifestantes marcharon este 1 de mayo con la esperanza de que paren las deportaciones y se logre una ley de inmigración que beneficie a unos 11 millones de indocumentados que viven y trabajan en Estados Unidos.

En pleno Silicon Valley, a pocas millas de empresas como Facebook, Google, Apple y Linkedin, los manifestantes caminaron de manera pacífica desde el parque Rengstorff hacia la alcaldía, pasando por avenidas como El Camino Real y otras calles de la ciudad. Según el sargento Pete Delaossa de la policía de Mountain View asistieron a la marcha entre 800 a mil personas. Más de las 300 o 400 que esperaban.

María Marroquín, directora del Centro de Jornaleros de Mountain View dijo a El Mensajero que ella esperaba más gente, pero que el número de personas no era tan relevante, sobre todo si se considera que también hubo manifestaciones en ciudades cercanas como San Francisco, San José y Oakland. “Hacer una marcha en Mountain View fue para ofrecer una alternativa más a la gente que no podía asistir a las de otros lugares”, aclaró.

Marroquín, originaria de Puebla, México, y quien fungió como una de las oradoras en la plaza de artes ubicada frente a la alcaldía, anunció el inicio de un ayuno que durará once días y que tiene como objetivo además de apoyar el avance de la reforma migratoria, que se detengan las deportaciones. “El objetivo es mantener la energía, porque tú vez qué hermosa es la manifestación del día de hoy, pero año con año sucede lo mismo: llegamos a la cúspide, se acaba el 1 de mayo y se acabó la energía. En este caso no va a ser así, porque termina la fiesta pero [luego] vamos a tener que estar aquí en ayuno empezando este día”, explicó la directora del centro de jornaleros.

Marroquín detalló que después de Mountain View el ayuno (que implica tomar líquidos y no comer) se extenderá a otras ciudades de la Bahía como Redwood City, East Palo Alto, Los Altos y Foster City, y más adelante incluso llegará a Florida, con apoyo de la Red Nacional de Jornaleros. La idea es que el movimiento llegue a varios puntos del país.

“En primera, la demanda básica de esto es parar las deportaciones. Estamos en el proceso de la reforma migratoria, y mientras tanto resulta totalmente inmoral, injusto y sin sentido que se esté deportando a la gente”, afirmó la activista mexicana.

La marcha de Mountain View comenzó y terminó de manera festiva: con música y baile. Participaron familias enteras. Hombres, mujeres, latinos, anglosajones, asiáticos, niñitos en sus carreolas, personas en sillas de ruedas.

Otro de los oradores, el obispo de San José, Patrick McGrath, hizo énfasis en la necesidad de que se defiendan los derechos de todos los trabajadores en Estados Unidos, incluso de los indocumentados.