La valoración del trabajo

La valoración del trabajo

Las nuevas cifras de empleo traen buenas y malas noticias. La buena es que en abril se crearon 165 mil puestos de trabajo, la mala es que casi dos tercios de ellos son en sectores caracterizados por los salarios bajos.

El reporte mensual refleja una baja significativa en la tasa de desempleo al colocarlo en 7.5 % . Esta es una señal positiva de una economía que va incorporando gente al mercado laboral, especialmente para el desempleado.

La preocupación es que la mayoría de los empleos que se van creando son de ingresos muy inferiores a los que desaparecieron en la última recesión. Los puestos de trabajo creados en abril fueron en las áreas de hoteles y restaurantes, venta minorista y de tiempo parcial. Allí el salario y los beneficios son menores que , por ejemplo, la construcción y el sector gubernamental, que no sumaron ningún empleo el mes pasado.

Este es un fenómeno que preocupa por el deterioro del poder adquisitivo individual, el cual demora la recuperación económica con un consumo interno débil.

Al mismo tiempo, amplia la brecha de ingresos y riqueza dentro de la sociedad, la cual ha llegado a niveles históricamente altos. Una situación que en el pasado ha probado ser desestabilizadora a largo plazo.

Hay muchos motivos para este panorama. El desarrollo de la tecnología y la importancia de la educación formal son claves para definir el cambio en el panorama laboral como en la remuneración.

Pero también influye una ética corporativa de obtener ganancias a toda costa   en donde el trabajo es un costo a reducir de manera continúa, además de la pérdida de influencia de los sindicatos. La relación actual de ingresos entre trabajador y jefes corporativos se asemeja a la de la era previa a la crisis de la década del 30 que a la de la década del 50, en que era menos desigual en una economía más prospera.

La capacitación laboral del trabajador y el acceso a la educación son partes de la solución, como lo es un salario mínimo digno por arriba del nivel de la pobreza. Con anterioridad al hablar de salario mínimo se refería al estudiante que trabaja temporalmente en sus vacaciones, en un restaurante de comida rápida. Hoy hablamos de adultos con familias.

La baja en el desempleo es una gran noticia, pero detrás de las cifras hay un grave panorama económico que debe ser revertido con una revaloración de la labor del trabajador.