Crece la Fiebre del Valle

Aumento en temperaturas estaría detrás de repunté de casos
Crece la Fiebre del Valle
Personas llenan solicitudes de empleo en una feria de trabajos en Montpelier, Vermont. Las nóminas laborales se ampliaron en 165,000 empleos el mes pasado, según el Departamento de Trabajo, un avance positivo que ha influido en el repunto económico del país.
Foto: AP

FRESNO, California.- El número de casos de la fiebre del Valle, una enfermedad potencialmente mortal pero con frecuencia mal diagnosticada que afecta a cada vez más personas en Estados Unidos, ha aumentado debido a que la subida de la temperatura y la sequía han provocado una mayor dispersión del polvo, su vía de contagio, dijeron funcionarios de salud de California y federales.

La fiebre del Valle, o coccidioidomicosis, se ha hecho sentir con fuerza en la zona agrícola de California. La enfermedad —endémica en las regiones áridas de Estados Unidos, México y Centro y Sudamérica— puede contraerse simplemente por respirar las esporas portadoras del hongo presentes en el polvo desplazado por el viento y las actividades del hombre y los animales.

El hongo es sensible a cambios ambientales, dicen los expertos, y las condiciones meteorológicas de calor y poca humedad han aumentado la cantidad de polvo que contiene esporas.

“Las investigaciones han mostrado que cuando la tierra está seca y hay viento, más esporas se mezclan en el aire en las zonas endémicas”, dijo el doctor Gil Chávez, subdirector del Centro de Enfermedades Infecciosas del Departamento de Salud Pública de California.

A nivel nacional, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), hubo más de 20,400 casos en 2011 (un aumento de 850% en comparación con 1998), la mayoría en California y Arizona.

En California, según los CDC, los casos de fiebre del Valle aumentaron de unos 700 en 1998 a más de 5,500 casos en 2011. El mayor aumento de la incidencia ha sido en el condado Kern, seguido por los condados Kings y Fresno.

De los 18,776 casos en California entre 2001 y 2008, 265 personas fallecieron, según el Departamento de Salud Pública estatal.

Pero en Arizona el alza fue mayor: el número de casos reportados pasó de 1,400 en 1998 a 16,400 en 2011, y la mayor incidencia fue en los condados Maricopa, Pima y Pinal.

Las preocupaciones sobre la fiebre del Valle se avivaron la semana pasada cuando un funcionario federal de salud pública ordenó el traslado de más de 3,000 prisioneros excepcionalmente vulnerables de dos cárceles del Valle de San Joaquín, donde varias decenas de presos han muerto de la enfermedad en años recientes. Un día después, autoridades estatales comenzaron a investigar un brote en febrero que afectó a 28 trabajadores de dos plantas de energía solar que se construyen en el condado San Luis Obispo.

Aunque millones de habitantes de la región central de California están expuestos a la enfermedad, los expertos dicen que los que trabajan en terrenos polvorientos u obras de construcción son los que más riesgos corren, al igual que ciertos grupos étnicos con el sistema inmunológico debilitado. Las personas que recién llegan a la región y los visitantes que la transitan también pueden ser más susceptibles de contraer la enfermedad.