Llegan audiencias claves

Hay que estar atento a la debate económico sobre la reforma

Inmigración

El debate migratorio se reinicia en el Senado esta semana con las audiencias para determinar el impacto de una reforma migratoria para la economía nacional.

En las primeras audiencias de hace pocos días se trataron temas como la seguridad fronteriza, la situación de los Dreamers , y claro está, el tema del ataque terrorista ocurrido en Bostón.

Al igual que en el 2007, los invitados que testificaron a favor de una reforma migratoria integral abusaron del aspecto emotivo del problema. Se habló mucho de la separación de las familias, del limbo en el que se encuentran los jóvenes soñadores y de un cambio en la ley como un acto de justicia. La contraparte uso su acostumbrada retórica llena de mitos y mentiras pero debidamente camufladas en un lenguaje aparentmente racional y sustentado en “cifras” y en el llamado “Estado de derecho”.

Y no es que el aspecto emocional no tenga importancia, sino que simplemente en la siquis social estadounidense es un asunto de segundo plano.

Uno de los invitados a esta audiencia es la Fundación Heritage, una organización conservadora que se opone a la legalización de los indocumentados y que ya ha anunciado que según sus “estudios”, una reforma migratoria con una vía de legalización para los inmigrantes no autorizados costaría a los contribuyentes la escalofriante suma de 2.6 billones de dólares.

Se desconocen los detalles del reporte que traerá la Fundación Heritage, pero se cree que estará formulado en términos iguales a su reporte del año 2007, esto es, acumulando, sumando y resumando los costos de una posible legalización, sin considerar las contribuciones de los inmigrantes no autorizados, y poniendo énfasis en dos aspectos: El bajo nivel de ingresos de los nuevos residentes y por tanto sus limitaciones para pagar impuestos; y, el costo a largo plazo en términos de asistencia social, retiro y seguridad social de los involucrados una vez que alcancen una residencia permanente.

Los estudios de la Fundación Heritage ignoran convenientemente ciertos hechos establecidos por la Oficina de Presupuesto del Congreso que señala que la legalización representaría un beneficio neto en la reducción del déficit presupuestario de 2.5 billones de dólares, esto basado en el principio de que la legalización concedería a los indocumentados la oportunidad de ingresos superiores y la apertura de cientos de miles de nuevas pequeñas empresas. Mientras tanto, estarán contribuyendo a las arcas federales y estatales, pero sobretodo porque sus hijos serán contribuyentes de manera immediata y subirán la escala económica al reemplazar en el mercado laboral a los millones de “Baby boomers” que se están retirando.

El debate de esta semana es fundamental para el futuro de la reforma, ojalá el grupo pro reforma se presente con argumentos suficientes y valederos para contrarrestar la arremetida anti inmigrante de la Fundación Heritage.