Venezuela pasa la página

LIMA, Perú (EFE).-— Perú y Venezuela superaron ayer un incidente diplomático generado por el pedido del canciller peruano, Rafael Roncagliolo, de que los países de la Unasur emitieran un pronunciamiento que solicitara al Gobierno de Nicolás Maduro “tolerancia y diálogo” en su país.

Aunque el gobernante venezolano ordenó el viernes el llamado a consultas de su embajador en Lima, Alexander Yánez, ayer volvió a hablar sobre el tema en Caracas para anunciar que había dado por superado el incidente al considerar “suficiente” el contenido de un mensaje que, según dijo, recibió del presidente peruano Ollanta Humala.

El llamado a consultas de Yánez lo hizo Maduro tras considerar que las declaraciones del canciller peruano representaban una injerencia en asuntos internos de su país, tema ante el cual las autoridades de Perú mantuvieron en todo momento silencio.

El presidente venezolano también había dicho que le pediría a su ministro de Relaciones Exteriores, Elías Jaua, enviar una nota de protesta al Gobierno peruano de no producirse unas disculpas.

“Espero que no sea la posición del Gobierno de [el presidente peruano] Ollanta Humala, pero yo tengo que decir muy claramente al canciller del Perú que no se meta en los asuntos internos de Venezuela”, dijo el viernes el mandatario venezolano.

Pero ayer, Maduro retomó el tema y le pidió a Yánez “que regrese a su trabajo en Lima” y que considera “la página pasada de esta situación”.

El malestar del gobernante generó, sin embargo, una fuerte reacción entre representantes de diferentes partidos peruanos, que manifestaron su apoyo a Roncagliolo y pidieron que también se retirara al embajador de Perú en Caracas.

“Apoyamos declaración del canciller Roncagliolo y pedimos llame a nuestro embajador en consulta”, señaló ayer el secretario general de Perú Posible, Luis Thais, en un mensaje en la red social de Twitter.