Ana Cubas al distrito 9

Ella tiene experiencia local, visión y es capaz de crear puentes comunitarios

En la elección primaria de marzo dijimos que Ana Cubas era la candidata más adecuada para representar a un distrito que comparten latinos y afroamericanos. Hoy estamos más que convencidos del valor de Cubas tanto por su experiencia local y propuesta, como por su capacidad de trabajar para todos en un área como el distrito 9.

Ella tiene una gran experiencia en el funcionamiento del Gobierno municipal, habiendo laborado durante varios años en distintos sectores con los alcaldes James Hahn, Antonio Villaraigosa y con los concejales Alex Padilla y José Huizar.

Esta experiencia municipal, de la cual carece su rival, el senador estatal Curren Price, será muy útil a la hora de implementar su agenda de empleos y desarrollo económico, como de calidad de vida en cuanto a los servicios municipales, como el recogido de basura que no es eficiente en esa área.

Lo mismo aplica a la ambiciosa propuesta de Cubas de atraer a la industria biomédica al distrito. Ella aquí es realista en cuanto a las dificultades, pero tiene una visión clara y el conocimiento para mover un proyecto de esta magnitud en el laberinto municipal.

Es cierto que este sería el primer cargo electo de Cubas, en contraste con la larga carrera política de Price, especialmente en Sacramento. Pero en concreto esto no significa necesariamente una ventaja para el legislador en esta contienda.

Price representa un tercio del distrito 9, el más pobre de Los Ángeles, siendo argumentable que sus prioridades no siempre estuvieron en el área. Al mismo tiempo, él testificó en su calidad de legislador a favor de la reciente redistribución electoral que perjudicó al distrito 9 al quitarle un sector del centro de Los Ángeles.

Por otra parte, nos preocupa mucho que Price, después de la primaria —ya sabiendo que Cubas era su rival— haya mencionado ante una audiencia afroamericana que “incluso en esta campaña tenemos un oponente comprometido en dividir el distrito 9 a lo largo de líneas raciales”. Más tarde, ante la reacción natural a semejante comentario, Price dijo que no fue bien interpretado, que precisamente quiso decir lo contrario, que él no aceptaría la animosidad racial en la contienda. Vaya manera de explicarlo.

Creemos que este tipo de comentario es inflamatorio e irresponsable. Especialmente, en un distrito con antecedentes de tensiones entre las comunidades afroamericana y latina. Al mismo tiempo, abre lógicamente una gran duda sobre si Price es la persona más idónea para representar con justicia y equidad a todos los residentes del distrito.

Por todo esto creemos que Ana Cubas debe representar al distrito 9. Ella tiene una historia ejemplar de superación de una inmigrante, pero eso no es suficiente para llegar al Concejo Municipal. Su experiencia local, visión y capacidad para “crear puentes” comunitarios —como la definió la exconcejal del mismo distrito Rita Walters— son motivos claros para ser electa. Vote por Ana Cubas en el distrito 9.