dolor y zozobra en Ecatepec

Comienzan los entierros de las víctimas de explosión

El olor a quemado se confunde con el de basura y polvo que se levanta con el viento afuera de las casas que fueron arrasadas por el fuego, que consumió tanto vehículos como personas en Ecatepec.

En San Pedro Xalostoc, algunos de los habitantes lloran afuera de los restos de sus viviendas, mientras que otros intentan recuperar algo de entre los escombros.

Cleto Arroyo Hernández aguarda sentado frente a la camioneta de sus hijos, junto a sus cuatro perros. Él dice que no se moverá hasta que todo regrese a la normalidad.

Tras el accidente, el fuego derritió instrumentos de cocina y abrazó hasta la muerte a sus ocupantes, quienes fueron sorprendidos en las camas.

“Aquí no quedó nada, parece que fue aquí el primer estallido y los tambos que contenían el agua se derritieron.

“No quedó nada, ni colchones, ni un vaso. Todo se perdió”, dijo en voz baja un residente, quien prefirió no identificarse.