El mundo de Caifanes será Oakland

La legendaria agrupación mexicana de rock regresa a California para deleite de sus seguidores; lo cuenta Saúl Hernández

El mundo de Caifanes será Oakland
De izquierda a derecha, los integrantes de Caifanes: Sabo Romo (bajo), Alejandro Marcovich (guitarra), Saúl Hernández (vocales y guitarra), Diego Herrera (sintetizador) y Alfonso André (batería).
Foto: Suministrada Caifanes

SAN FRANCISCO.— Hace casi un año que Caifanes volvió con sus miembros originales a la ciudad de Oakland, luego de casi 20 años de estar desintegrados en ese negro cósmico por el cual se fueron en los noventa. Y este 17 de mayo regresan de nuevo al Fox Theatre.

Para quienes entonaron junto con Saúl Hernández esas canciones ya vueltas himno del rock mexicano en el concierto de Oakland en 2012, quizá no haya sorpresas, pues vienen con el mismo repertorio de sus cuatro álbumes: Caifanes, El Diablito, El Silencio y El Nervio del Volcán. Para quienes no alcanzaron aquella fecha del 1 de junio esta es una nueva oportunidad para entrar a ese mundo sonoro que construyen su líder vocal junto con Alejandro Marcovich, Alfonso André, Sabo Romo y Diego Herrera.

Ya pasaron dos años de aquel memorable concierto de reencuentro en el Vive Latino celebrado en la Ciudad de México en abril de 2011, mas el tiempo no ha sido suficiente para que los muchachos surgidos de los palomazos en el Rockotitlán generen nuevos coros para la banda de seguidores que asisten a sus conciertos como quien va al templo para recibir la salud y bendición de los dioses.

Saúl Hernández (enero de 1964), compositor de letras como Viento, La célula que explota, No dejes que o Afuera, platicó vía telefónica con nosotros sobre la exploración creativa por la que actualmente transitan los Caifanes en esta nueva etapa.

“Después de 18 años de no estar activos, dos años es muy poco tiempo desde mi punto de vista para meterte y sacar un disco”, anunció desde México a los seguidores que esperaban escuchar algún tema nuevo en este próximo concierto.

“Siempre he creído”, agregó, “que los discos nacen por una necesidad creativa, no por tener que firmar un contrato. Caifanes está en ese proceso de interiorización, de redescubrimiento y asimilación de todo lo que estamos viviendo. Todavía tenemos mucho qué decir, mucho qué pensar. Estamos sorprendidos de todo lo que está pasando”, complementó.

Las creaciones más recientes del “chamán del rock mexicano o jaguar mayor”, como han llamado algunos críticos musicales a Saúl, llegaron apenas en marzo de 2011 con su producción en solitario llamado Remando, álbum que desprendió el sencillo Molecular, pero que sería apagado precisamente por su reincorporación a Caifanes, tan sólo un mes después del lanzamiento.

Respecto a ese disco inédito de Caifanes, estimó: “No creo que al día de hoy, quizá mañana… Si entramos al estudio es porque vamos a estar completamente convencidos, seguros, felices de lo que estamos haciendo. Vemos muchísima gente joven en los conciertos y eso nos lleva a ir con cautela y a no dar pasos a lo tonto”.

Para alivio de algunos, comentó que en el último par de años ha sido recopilada una considerable cantidad de material audiovisual, “con la idea de editarlo y trabajar en la imagen”, posiblemente elaborar uno de esos DVD’s donde se puede ver al fan echando desmadre en el slam y lanzando cerveza al vacío de las multitudes.

Saúl Hernández ha aprovechado cualquier foro, como el de sus conciertos o cuando es invitado por Amnistía Internacional para abogar por los derechos humanos. En ese sentido, le preguntamos si México había perdido su ojo de venado (considerado un símbolo de suerte y bendiciones en la creencia popular mexicana), a lo cual respondió:

“Sí, lo ha perdido. Entre el Estado y la sociedad hay un abismo muy grande. Y el Estado mexicano no sabe cómo somos, quiénes somos, qué queremos, entonces eso ha hecho que este abismo sea más grande cada vez, y ahora es una herida muy grande. Por más reformas que existan, la situación no va a cambiar hasta que llegue realmente un presidente que se preocupe por la gente, que se acerque a la gente. Yo no quiero ver reformas que hipotéticamente van a salvar al país. Yo y mucha gente necesitamos líderes de carne y hueso, líderes cercanos”.

Eso sobre los que habitan el territorio mexicano, para los que estamos en tierra gringa, dijo: “Esperamos que la reforma migratoria tenga ya un resultado positivo, sobre todo uno justo. Es lo que todos estamos esperando, un resultado justo para toda la gente que se ha partido el alma trabajando allá y que ha sido pisoteada con todos sus derechos humanos hechos a un lado. Esperamos que la reforma avance, por dignidad”.

Las fechas de Caifanes en California incluyen a Oakland y Los Ángeles: viernes 17 de mayo en Fox Theatre a partir de las 8:00 p.m. y al día siguiente sábado 18 de mayo en el Nokia Theatre, respectivamente. Más información en Caifanes2011.com.

Aunque no haya nuevas producciones musicales en puerta, valdrá la pena asistir y, una vez más, bailar con Caifanes “la danza del más allá”.