Ariel Castro enfrenta 7 cargos por rapto y violación en Cleveland

Son cuatro cargos por el secuestro de Amanda Berry, Georgina "Gina" de Jesús, Michele Knight y Jocelyn, la hija de 6 años de Berry; y tres por violaciones sexuales
Ariel Castro enfrenta 7 cargos por rapto y violación en Cleveland
Ariel Castro, el presunto secuestrador de Cleveland. Foto Suministrada Policía de Cleveland

Pasadas las 5:00 de la tarde del 8 de mayo las autoridades en Cleveland, Ohio, informaron la instauración de cuatro cargos de secuestro y tres de violación contra Ariel Castro, el ex conductor de autobuses escolares en cuyo hogar fueron halladas —el lunes 6 de mayo— tres jóvenes mujeres que se alega mantuvo cautivas desde hace casi 10 años.

En cuanto a los hermanos del hombre, Pedro y Onil, ambos permanecerán arrestados.

Ariel Castro enfrenta cargos por el secuestro de Amanda Berry, Georgina “Gina” de Jesús, Michele Knight y Jocelyn, la hija de 6 años de Berry. Hoy se informó que la pequeña será sometida a una prueba de paternidad para evidenciar si es hija de Ariel Castro.

Amanda Berry, su hija de 6 años y Georgina “Gina” de Jesús, regresaron junto a sus familias a su hogares, tras una década sometidas a una reclusión que incluía abusos, cadenas, cuerdas y cerraduras para evitar que escaparan.

El jefe de policía de la ciudad de Cleveland, Richard McGrath, reveló en entrevista con la NBC, que los investigadores encontraron cadenas y cuerdas y confirmaron que las mujeres estuvieron atadas para evitar que escaparan.

Amanda Berry, de 27 años, se refugió en la casa de su hermana, repleta de globos y ositos de peluche que los vecinos han ido depositando para celebrar su regreso.

“Estamos contentos de tener a Amanda en casa. Pedimos privacidad para su recuperación”, dijo la hermana de Amanda, Beth Serrano, frente a su vivienda, donde se encuentra también la pequeña Jocelyn.

Gina de Jesús, de origen puertorriqueño, también regresó a la casa de sus padres tras desaparecer hace más de 9 años cuando volvía del colegio.

De Jesús, con 23 años, pasó escoltada por agentes, cubierta con un jersey verde, mientras que los vecinos del modesto barrio de oeste de Cleveland coreaban su nombre y le daban la bienvenida en español y en inglés.

Mientras tanto Michelle Knight, de 32 años y desaparecida en 2002, regresó el miércoles al hospital para ser tratada aparentemente por los problemas mentales, que ya padecía antes de su secuestro y que se habrían agravado en las duras condiciones en las que vivía.

La policía no ha hallado restos humanos o indicios de enterramientos en la casa de Ariel Castro.