Cómo negociar tu sueldo

Imagina que tienes que ir a una entrevista de trabajo. Obviamente vas a hacer todo lo posible para impresionar a tu futuro jefe; averiguas información de la compañía, actualizas tu hoja de vida y por supuesto, sacas del clóset tu mejor atuendo. Ese día te levantas temprano y te sientes confiado que estás preparado para contestar cualquier pregunta.

Llegas al lugar de tu cita y la persona que te va a entrevistar te invita a pasar a su oficina. Tomas asiento y los nervios se apoderan de ti, pero después de conversar por varios minutos notas que llevas la entrevista bajo control y te relajas hasta el momento que llega la única pregunta para la cual no te habías preparado. “¿Cuánto esperas ganarte en este puesto?”

Quienes son sorprendidos por esta pregunta y responden con alguna cantidad de dinero, no importa cual sea, corren mucho peligro. Los estudios muestran que las personas que dicen prematuramente cuánto desean ganar, acaban con un sueldo más bajo que aquellos que no hablan de dinero hasta el final de la entrevista. Entonces, ¿cómo evadir la pregunta del sueldo al principio de una entrevista? Existen tres tácticas efectivas para esquivar esta interrogante:

Táctica #1: “Pienso que es muy rápido hablar de sueldo cuanto usted casi no me conoce. Una vez estemos seguros de que yo puedo hacer este trabajo, entonces podríamos hablar de mi salario”. Debes tratar de que la conversación se enfoque en las habilidades y destrezas que posees y no en tu sueldo.

Táctica #2: Si el entrevistador insiste en que le digas cuánto quieres ganar, evade su interrogante con la siguiente pregunta : “Dígame, ¿cuáles serán mis obligaciones?, así tendré una mejor idea de cuánto espero ganar”.

Táctica #3: Digamos que la persona es muy terca e inflexible y dice: “Lo siento, tengo que saber cuánto aspira ganar, de otro modo no podemos llevar a cabo la entrevista”. En ese momento, no des una cantidad exacta y sugiere una suma promedio, así tendrás la oportunidad de renegociar tu sueldo más adelante. Por ejemplo: “Calculo entre $ 40,000 y $50,000 al año, pero todo depende de las responsabilidades que tenga que cumplir”.

También ten en cuenta que en los primeros 15 segundos del encuentro, ya el entrevistador creó una opinión de ti. La seguridad que proyectes en ti mismo hará la diferencia; por eso, mantén tu postura derecha, da un saludo de mano fuerte, haz contacto visual, ¡y muestra una gran sonrisa!