El Mineiro no afloja

Jo, con triplete, lo impulsa a los cuartos de final
El Mineiro no afloja
Carlinhos (der.) lucha por la posesión de la pelota con Enner Valencia, de Emelec, en los octavos de final de Copa Libertadores.

BELO HORIZONTE, Brasil (EFE).— El Atlético Mineiro siguió ayer con paso avasallador en la Copa Libertadores y clasificó a los cuartos de final del torneo en una noche goleadora del atacante Jo, autor de tres goles en la victoria por 4-1 sobre el Sao Paulo.

Los goles del local fueron convertidos por Jo, en tres oportunidades, y el artillero Diego Tardelli, mientras que el descuento del Sao Paulo fue marcado por Luis Fabiano.

El primer gol para el Atlético Mineiro llegó a los 17 minutos en una jugada del talentoso Bernard, que eludió al zaguero Rafael Toloi, y Jo, libre de marca, venció a Ceni para poner el 1-0 y comenzar la fiesta.

Al 52′, en otra jugada de Bernard, Jo puso el 2-0 parcial para el delirio de los cerca de 23.000 hinchas que volvieron a llenar el estadio Independencia.

Dos minutos después el zaguero Réver mandó el balón desde su terreno, Toloi se desconcentró e intentó pasarle el balón a Ceni, pero el goleador Tardelli fue más rápido y sin problemas marcó el 3-0.

Ronaldinho a los 69′ habilitó a Jo, quien anotó el 4-0 y su tercero de la noche.

El Sao Paulo descontó a los 75 minutos en otro contraataque de Carleto, que no controló Víctor, y Luis Fabiano anotó el descuento para su equipo.

El Atlético Mineiro jugará en los cuartos de final contra el ganador entre el brasileño Palmeiras y el Tijuana mexicano.

El Fluminense brasileño remontó ayer la eliminatoria y se clasificó a los cuartos de final de la Copa Libertadores al vencer por 2-0 al Emelec que acabó con dos expulsados.

Fred al 28′ y Carlinhos 82′ anotaron los goles que sirvieron para darle la vuelta al 2-1 de la semana pasada en Guayaquil, por lo que el equipo brasileño pasa a la siguiente fase, en la que se cruzará con el ganador entre el Tigre argentino y el Olimpia paraguayo.

Emelec trató de atacar, pero pagó caro el juego duro que terminó en las expulsiones.

La salida de Achilier a un cuarto del final, seguida de la de Quiñónez, entregaron el partido en bandeja para los locales, que aprovecharon para lograr la hazaña en una contra rematada por Carlinhos.