Alarma por dos suicidios

Centro de detención en el que ocurrieron las muertes aplica antiguos estándares

Dos migrantes guatemaltecos murieron por presunto suicidio en un período de tres días la pasada semana en el centro de detención de migrantes en Eloy, Arizona, manejado por la compañía Corrections Corporation of America, provocando llamados diplomáticos del Gobierno guatemalteco a investigar los hechos y de los grupos pro derechos humanos en Arizona a que se establezcan más controles sobre estos centros en manos privadas.

De acuerdo a las autoridades, la guatemalteca de 24 años Elsa Guadalupe González fue encontrada por otro detenido, ahorcada, el 28 de abril en dicho centro de detención a 63 millas al suroeste de Phoenix. Dos días más tarde Jorge Mario García Mejía, de 40 años, también fue encontrado en condiciones similares. Portavoces del Servicio de Inmigración y Aduanas ICE han dicho que están investigando dos aparentes suicidios.

Según un comunicado de ICE, González había cruzado la frontera ilegalmente y fue arrestada el 18 de marzo por la Patrulla Fronteriza cerca de Nogales. El día 20 ingresó a Eloy, donde esperaba audiencias relacionadas con su deportación. Otro comunicado señala que el otro detenido, García-Maldonado o García Mejía, había llegado a Eloy el 23 de marzo por transferencia directa de la Cárcel del condado de Maricopa, donde estaba tras ser arrestado bajo sospecha de asalto. En Eloy esperaba audiencias para su deportación pero el comunicado también indica que el Departamento de policía de Phoenix lo investigaba por “conducta sexual con un menor”. No obstante, al parecer no enfrentaba cargos concretos y lo trasladaron a manos de las autoridades migratorias para su deportación.

“ICE está comprometido con la seguridad de los detenidos bajo su custodia”, dijo Amber Cargile, portavoz de ICE en Phoenix. “Es por eso que ICE Health Service Corps está realizando una investigación a fondo de estos incidentes y además ICE enviará un equipo de especialistas para verificar que el centro Eloy cumple con las políticas estándares de la agencia, incluyendo aquellos relativos a la prevención e intervención de suicidios”.

Agregó que también están revisando el “nivel de personal de CCA para determinar si hay suficiente monitoreo de los detenidos”.

Desde octubre de 2003 han muerto 13 detenidos en el Centro de Eloy que, según ICE, opera bajo los estándares de detención de 2008. ICE aún está “negociando” para que CCA implemente los nuevos estándares publicados en 2011 que mejoran los controles sobre suicidio, entre otras cosas.

“Nosotros creemos que ICE debe terminar el contrato con CCA para Eloy. No entendemos por qué aún operan con estándares de 2008 si hace casi año y medio se publicaron los nuevos, con más protecciones”, dijo Silky Shah, portavoz de Detention Watch Network. La organización ha pedido que se cierre el centro y circula una petición para presionar a los dos senadores de Arizona, Jeff Flake y John McCain, a que cierren el lugar.

La cancillería de Guatemala pidió a Estados Unidos por medio de su embajada en ese país que investigue los hechos. El periódico Prensa Libre de Guatemala reportó la pasada semana las declaraciones de la vicecanciller de ese país, Rita Claverie, quien en rueda de prensa intimó que “el hecho de que se reporten dos personas fallecidas por un motivo similar es una señal muy fuerte de alarma”.

El proyecto de ley S744 de reforma migratoria que comenzó a ser considerado por el senado esta semana incluye algunas mejoras en el monitoreo de centros de detención, mandando que todos los centros sean inspeccionados por DHS al menos una vez al año y la consulta de organizaciones no gubernamentales, pero las organizaciones insisten en que el control debería ser independiente de DHS.