Hacer agua

¿Medio lleno o medio vacío? Quienes disfruten de un carácter optimista responderán que las goleadas se deben al mérito o acierto rematador de los atacantes; en cambio, aquellos que juzguen fijándose en el lado menos favorable replicarán que, más bien, son las defensas las que no han estado finas.

Madrid, 10 may (EFE).- ¿Medio lleno o medio vacío? Quienes disfruten de un carácter optimista responderán que las goleadas se deben al mérito o acierto rematador de los atacantes; en cambio, aquellos que juzguen fijándose en el lado menos favorable replicarán que, más bien, son las defensas las que no han estado finas.

Cuestión distinta es llegar al extremo, para expresar que la línea de atrás es un coladero, de escribir que el equipo “hizo aguas”, en plural: “La zaga hizo aguas por todas sus vías”, reza un titular.

Tampoco hay que cebarse, ¿no? Por muy amedrantadora que resulte la presencia de un delantero, los jugadores profesionales son hombres recios, curtidos en mil batallas y de sobra combativos, conque estoy por asegurar que ninguno de ellos se orina ni mancilla los pantalones de modo ninguno.

Pues tal es el significado tradicional de “hacer aguas”. Para expresar, en cambio, que la zaga falló cual escopeta de feria, se emplea “hacer agua”, en singular, como recogen los diccionarios de uso principales.

Respecto al “Diccionario panhispánico de dudas”, aunque llega a admitir “hacer aguas” con el significado de ‘mostrar debilidad o comenzar a fracasar’, lo que recomienda es mantener la distinción habitual.

Así se haga. De lo contrario, si trocamos singulares por plurales con alegría, corremos el riesgo de que algún lector o radioyente, al toparse con las aguas, dé en imaginar escenas indecorosas, más propias de urinarios que de estadios futbolísticos.

La Liga del Español Urgente es una iniciativa de la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia Efe y patrocinada por el BBVA, que tiene como objetivo principal el buen uso del español en los medios de comunicación.

David Gallego Barbeyto