Superan el tema de visas

Legisladores rechazan un incremento al número de trabajadores especializados que pueden ser reclutados en el exterior

WASHINGTON, D.C.— El Comité Judicial del Senado rechazó ayer martes aumentar el número de visas H-1B e imponer nuevos requerimientos para el reclutamiento de trabajadores con estas visas.

Esos cambios habrían quebrado el delicado acuerdo entre la Cámara de Comercio de Estados Unidos y AFL-CIO, la mayor organización que agrupa a los sindicatos, incluido en el proyecto de ley para una reforma migratoria.

Durante el segundo día de audiencias, en una sesión de cinco horas, el comité examinó la parte del proyecto de ley que se centra en la expedición de visas de no inmigrante, tales como H-1B, L, E, F y J.

El Senado revisa un paquete de 300 enmiendas a un proyecto de ley bipartidista sobre inmigración que contempla asegurar la frontera, modificar significativamente la inmigración legal y las medidas de cumplimiento en los centros de trabajo, y colocar a unos 11 millones de personas sin autorización para residir en el país en el camino a la ciudadanía. Ayer se debatieron 29 enmiendas, de las cuales 15 fueron aprobadas.

El senador Ted Cruz (R-TX) presentó una de las enmiendas más conflictivas, la cual pretendía aumentar el número de visas H-1B a 325 mil por año en lugar de las 110 mil que consdiera el plan en el Senado, con la opción de aumentarlas a 180 mil.

Grupos proinmigrantes calificaron la propuesta de Cruz como una “píldora venenosa”, por el potencial que tenía de destruir el acuerdo bipartidista en el proyecto de ley así como el logrado entre la Cámara de Comercio y los sindicatos.

Por su parte el senador Charles Grassley (R-IA) propuso cambios en el proceso de reclutamiento requiriendo que los empleadores demuestren esfuerzos de buena fe para contratar a trabajadores estadounidenses.

Pero miembros del “Grupo de los 8” calificaron la enmienda como una propuesta que rompería el acuerdo básico en la legislación y llamaron a sus colegas a rechazarla. “Suena bien, pero crea una solución burocrática”, dijo Charles Schumer (D-NY).

Entre las medidas aprobadas está la que presentó el senador Orrin Hatch (R-UT) la cual crea una nueva versión del fondo STEM (ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas), con fondos obtenidos a travé s de un aumento en los cargos de visas asociadas a estos sectores y se utilizaría para financiar programas educativos.

Hatch puede ser uno de los votos republicanos claves para impulsar la propuesta en la Cámara Alta. Tras bambalinas, el “Grupo de los 8” está negociando cambios para H1-B, pero senadores como Richard Durbin (D-IL) han mostrado resistencia. Los sindicatos tampoco han recibido con buenos ojos este tipo de iniciativas.

Fuentes cercanas al “Grupo de los 8” admitieron a La Opinión que “este es el precio del respaldo de Hatch y queremos tenerlo”.

Otra de las áreas más controversiales de la jornada fueron las protecciones vigentes para los trabajadores estadounidenses y al respecto Jeff Sessions (R-AL) insistió en que no existen suficientes trabajos y que una reforma migratoria bajará los sueldos para los trabajadores locales.

“Estamos hablando de legalizar a 13 millones de personas, debemos preguntarnos qué impacto tendrá esto para los empleados estadounidenses”, dijo Sessions, quien ofreció una propuesta que limitaría el acceso a residencia legal además de imponer un tope a la inmigración legal de 1.2 millones por año, la cual fue rechazada por un voto decisivo de 17-1.

El próximo jueves, los senadores se enfocarán en el sistema de verificación de empleo, conocido como E-Verify.

Las principales enmiendas aprobadas en la jornada de ayer fueron

* Restringir el uso de drones en California, a un terreno que no sobrepase 4,8 kilómetros de la frontera.

* Limitar prácticas que pongan en riesgo la seguridad a personas, producto de una deportación.

* Requerir información adicional en anuncios de trabajo por Internet, para posiciones en conexión con la visa H1-B.

* Creación de un programa piloto que permita la realización de entrevistas a ciertos inmigrantes, usando la tecnología de video conferencia. Sobre todo para quienes viven en zonas alejadas

* Permitir que funcionarios consulares accedan a las listas de terroristas más buscados.

* Permitir que personas casadas con titulares de una visa de no inmigrante, puedan aplicar a la visa U.