Avanza con paso firme

El proyecto migratorio va superando escollos, aunque todavía hay muchos por delante

La reforma de inmigración sigue avanzando en el Senado con el proyecto del Grupo de los Ocho que, hasta ahora, superó buenas y malas enmiendas y el actual clima político de Washington.

Los casos de la Oficina de Recaudación de Impuestos (IRS), de la interferencia a los teléfonos de la AP y los hechos en Bengazi ponen en riesgo la agenda legislativa del presidente Obama, pero hasta ahora no han hecho mella en el proyecto de inmigración. La meta de una reforma, por los motivos que sean, es una cohesión mas fuerte dentro del Grupo que las controversias de este momento.

Es más, estos escándalos pueden ser beneficios para el avance de la reforma ya que distraen la atención de un sector de la base conservadora especialmente opuesta a la legalización hacia la Casa Blanca en vez de estar fijada en el proyecto.

Empero esta distracción no llegará al Comité Judicial del Senado en donde hasta ahora el acuerdo bipartidista está sobreviviendo, aunque esta semana enfrentará otra avalancha de enmiendas.

Cada vez está más claro que el éxito de la reforma depende, para bien y para mal, de la integridad del pacto de los Ocho. Especialmente ante las dificultades en la Cámara Baja de lograr un acuerdo bipartidista con la cantidad de coincidencias logradas en el Senado.

Al día de hoy, las especulaciones abundan y son numerosos los escenarios de éxito y fracaso de la reforma, sin embargo está avanzando con paso firme en su primera gran prueba.