Por la supremacía europea

El Bayern se presenta hoy como claro favorito en Wembley en la final ante Borussia
Por la supremacía europea
El delantero peruano del Bayern, Claudio Pizarro, encabeza el último entrenamiento del equipo para enfrentar la finalísima de la Liga de Campeones.
Foto: EFE

LONDRES (AP).— Bayern Munich dispondrá de su once de gala frente a un Borussia Dortmund que llega tocado físicamente a la final de la Liga de Campeones, que se disputa hoy en Wembley.

Munich, que juega su tercera final en cuatro años, parte como favorito en la primera final alemana de la Copa de Europa en toda su historia.

El equipo de Jupp Heynckes ha dominado la Liga Alemana con autoridad y aspira a completar el triplete con el título europeo y la Copa de Alemania, cuya final se juega la próxima semana.

Dortmund, por su parte, llega a Londres como la sorpresa agradable del torneo, con su ramillete de jóvenes futbolistas que se rifan los clubes más prestigiosos del continente. Pero con la baja destacada de su estrella Mario Goetze.

Dortmund y Munich se conocen de sobra.

Han dominado la Bundesliga en el último lustro y las dos plantillas aportan más de la mitad de los jugadores de la selección alemana.

En esta temporada se han enfrentado cuatro veces, con dos victorias de Munich y dos empates.

En Europa, el único precedente fue una eliminatoria de cuartos de final en 1998 que ganó el Dortmund.

De la mano de Jupp Heynckes, Munich disputará su tercera final en cuatro temporadas, la segunda consecutiva.

Será la décima final de un club que tiene cuatro copas en sus vitrinas, pero que mantiene una deuda pendiente con un título que no gana desde hace 12 años, cuando se impuso por penales al Valencia.

La plantilla de Heynckes es básicamente la misma de las últimas derrotas europeas, con algunas incorporaciones notables, como la del internacional español Javi Martínez en la media.

Pero con el protagonismo indiscutible de Arjen Robben, Frank Ribery y los locales Thomas Mueller, Philipp Lahm y Bastian Schweinsteiger.

La velocidad de sus movimientos colectivos en defensa y ataque, llegando permanentemente al área rival con no menos de tres hombres, ha convertido al Munich en una máquina casi perfecta.

En la Bundesliga dejó al Dortmund, segundo clasificado, a 25 puntos de distancia y además toreó al multicampéon Barcelona en las semifinales europeas por 7-0 en el global de la eliminatoria.

Por su parte, el Dortmund de Jurgen Klopp llega más tocado físicamente a la cita de Wembley. Será solo la segunda final tras ganar el título en 1997.

Es segura la baja de su joven perla Goetze, que jugará con el Bayern a partir de la próxima campaña; el central Mats Hummels también arrastra problemas físicos, pero todo indica que será titular.

Además, se espera la presencia segura en la alineación del artillero polaco Robert Lewandowski, Marco Reus e Ilkay Gundogan.

La campaña europea del Dortmund fue brillante. Con un futbol de alta presión y una velocidad letal al contragolpe, ganó el grupo de la muerte por delante de Madrid y Manchester City.

Sorteó las eliminatorias sin ceder una sola derrota hasta su enfrentamiento de semifinales, de nuevo contra el Madrid, al que superó gracias a un enorme partido de ida en Alemania en el que se impuso por 4-1.

Los cuatro goles de Lewandowski sobrevivieron a la remontada que estuvo a punto de lograr el Madrid tras imponerse 2-0 en la vuelta del Santiago Bernabéu.