Mano dura contra el abuso sexual

Obama pide a militares proteger la integridad de las fuerzas armadas
Mano dura contra el abuso sexual
Durante una graduación en la Academia Naval en Annapolis, el Presidente Obama pidió a los nuevos marinos que ayuden a prevenir los delitos.

Annapolis, Maryland. — El presidente, Barack Obama, condenó ayer los casos de abusos sexuales en el seno de las Fuerzas Armadas y advirtió de que estos episodios no solamente son un delito, sino que además amenazan la integridad y la disciplina del Ejército.

“Aquellos que cometen abusos sexuales no sólo están cometiendo un delito: amenazan la confianza y la disciplina que son nuestra fortaleza militar. Por eso estamos decididos a poner fin a estos delitos, porque no tienen cabida en el mayor ejército del mundo”, advirtió el presidente durante un acto de graduación en la Academia Naval en Annapolis (Maryland).

Obama insistió en que, aun así, las Fuerzas Armadas siguen siendo la institución “más confiable” del país, pero subrayó la necesidad de acabar con este tipo de prácticas que dañan su prestigio.

“Cuando otros han eludido sus responsabilidades, nuestras Fuerzas Armadas han cumplido todas las misiones que les hemos encomendado. Cuando otros se han distraído con argumentos mezquinos, nuestros hombres y mujeres de uniforme se han unido como un solo equipo”, dijo ante los cadetes de la Marina.

“Sin embargo, hay que reconocer que incluso en este caso, incluso en nuestras Fuerzas Armadas, hemos visto cómo la mala conducta de algunos puede tener consecuencias” que afecten a toda la institución, advirtió durante la ceremonia de graduación.

Un informe del Pentágono publicado a principios de este mes reveló que hasta 26.000 militares pueden haber sido víctimas de abusos sexuales durante 2012, un incremento del 6 % respecto a los datos estimados el año anterior.

Obama instó a los nuevos marinos a que utilicen las enseñanzas adquiridas en la Academia Naval para ayudar a prevenir malos comportamientos en el campo de batalla, y evitar que se dañe la imagen de EE.UU. en el extranjero.

La semana pasada el presidente se reunió con líderes del Pentágono para contener el problema.