Ataques en Beirut elevan tensión

El rebelde Ejército Libre Sirio (ELS) negó estar detrás de los proyectiles
Ataques en Beirut elevan tensión
Policías libaneses inspeccionan el área donde uno de dos proyectiles cayeron sobre casas y autos en Beirut.
Foto: EFE

BEIRUT.— El grupo chií libanés Hizbulá señaló ayer que seguirá con sus planes a pesar de las últimas “intimidaciones”, en alusión al impacto de varios proyectiles en uno de sus feudos en Beirut, un suceso que pidió investigar.

En declaraciones recogidas por medios locales, el jefe del consejo ejecutivo de Hizbulá, Hachem Safedin, exigió a las autoridades libanesas que identifiquen a los responsables del lanzamiento de proyectiles contra el barrio de Chieh, en el sur de la capital, que causó cuatro heridos.

“El modo de realizar el ataque revela que sus autores son unos cobardes. El Estado debe descubrir a las partes que los financian, apoyan y arman para después juzgarlas”, afirmó Safedin.

El disparo de los proyectiles se produjo horas después de un discurso el sábado del líder de Hizbulá, Hasan Nasralá, que declaró que no se debe abandonar al régimen sirio de Bachar al Asad ante la amenaza de los extremistas suníes, porque esa guerra en Siria es también crucial para el Líbano.

Las palabras de Nasralá coincidieron con un recrudecimiento de la ofensiva del régimen de Damasco, apoyado por milicianos de Hizbulá, en la ciudad siria de Al Quseir, próxima a la frontera con el Líbano, según la oposición.

Por su parte, el rebelde Ejército Libre Sirio (ELS) negó estar detrás de los ataques en Beirut.

El responsable de Información de ese grupo rebelde, Fahad al Masri, condenó tales “ataques terroristas dirigidos contra civiles inocentes”, los cuales no representan “ni los principios ni la moral del ELS”.

En declaraciones a Efe, Al Masri atribuyó esos ataques a las milicias de Hizbulá, que—en su opinión— buscan involucrar al ELS en lo sucedido y justificar así la intervención del grupo chií en el conflicto sirio.

“El ELS no se mete en los asuntos internos del Líbano”, aseguró Al Masri.