Rousseff asegura que Brasil puede organizar el mejor de los Mundiales

La inauguración de seis estadios que cumplen todas las exigencias de la FIFA demostró que Brasil está capacitado para organizar en 2014 el mejor de los Mundiales, aseguró hoy la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, en su programa semanal de radio. La fuerte lluvia que castigó hoy a la ciudad brasileña de Salvador damnificó parte de la cobertura del Arena Fonte Nova, uno de los estadios construidos para la Copa Confederaciones de junio próximo y para el Mundial que Brasil organizará en 2014, informaron los administradores del local.

Río de Janeiro, 27 may (EFE).- La inauguración de seis estadios que cumplen todas las exigencias de la FIFA demostró que Brasil está capacitado para organizar en 2014 el mejor de los Mundiales, aseguró hoy la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, en su programa semanal de radio.

Río de Janeiro, 27 may (EFE).- La fuerte lluvia que castigó hoy a la ciudad brasileña de Salvador damnificó parte de la cobertura del Arena Fonte Nova, uno de los estadios construidos para la Copa Confederaciones de junio próximo y para el Mundial que Brasil organizará en 2014, informaron los administradores del local.

“Quedé impresionada con la belleza y la modernidad de esos nuevos palcos del fútbol. La construcción de esos seis estadios muestra que nuestro pueblo tiene determinación, capacidad y competencia para organizar el mejor Mundial de todos los tiempos”, afirmó la mandataria en el programa “Desayuno con la presidenta”.

La acumulación del agua de lluvia en una de las membranas que forma parte de la cobertura rasgó el material, que cayó sobre parte de uno de los graderíos y dañó algunas de las sillas.

Rousseff relató que en las últimas semanas participó en la inauguración de los estadios de Fortaleza, Belo Horizonte, Río de Janeiro, Salvador, Brasilia y Recife, que serán sede de la Copa Confederaciones de junio próximo pero también del Mundial de 2014.

Los responsables por las obras fueron convocados para retirar agua acumulada en las otras membranas de la cobertura y evitar mayores daños.

Los estadios de las otras seis ciudades sede del Mundial serán inaugurados hasta diciembre próximo, según los plazos establecidos por la FIFA.

La empresa administradora del estadio agregó que los responsables por la construcción están evaluando los daños para poder ejecutar la reparación lo más rápido posible.

“Muchos no creían que seríamos capaces de construir esos estadios antes de la Copa Confederaciones y en los estándares exigidos por la FIFA para el evento, así como para el Mundial, pero los trabajadores que los construyeron, los empresarios contratados para hacer las obras y todos los gobiernos involucrados probaron que Brasil es capaz de aceptar desafíos y cumplir los compromisos que asumen puntualmente”, aseguró.

El Arena Fonte Nova fue construido en el local en que existía el estadio Fonte Nova con todas las exigencias de la FIFA para partidos mundialistas e inaugurado el 5 de abril pasado en una ceremonia a la que acudió la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

“Estoy segura de que Brasil brillará dentro y fuera de la cancha. Vamos a mostrarle a todos los que vengan a los partidos que sabemos recibir, y que somos un país alegre y pacífico. Estoy segura de que todos los que vengan (a la Copa Confederaciones) se apasionarán y querrán volver para el Mundial el próximo año”, dijo.

El estadio, con capacidad para 50.000 espectadores, será palco de tres partidos por la Copa Confederaciones, que se disputa entre el 15 y el 30 de junio, incluyendo el compromiso entre los perdedores de las semifinales que definirá el tercer lugar en la competición.

Según la mandataria, los seis estadios hasta ahora inaugurados son de un elevado nivel, están muy bien equipados y puede ser considerados entre los mejores y más modernos del mundo.

En el estadio de Salvador se disputará el 20 de junio el partido entre Uruguay y Nigeria por el Grupo B de la competición y dos días después el choque entre Brasil e Italia por el Grupo A.

Agregó que los estadios serán un nuevo lugar de diversión para la población debido a que, como albergarán espectáculos y grandes eventos además de partidos de fútbol, contarán con tiendas, restaurantes, espacios culturales, museos y anfiteatros.

La lluvia, que inundó varias calles de Salvador y provocó otros daños en la ciudad, coincidió con la visita que un grupo de parlamentarias realizaría este lunes al estadio mundialista que tuvo un costo de 690 millones de reales (unos 345 millones de dólares).

Citó como ejemplo el estadio Castelao de la ciudad de Fortaleza, el primero en ser inaugurado, que, con capacidad para 63.000 personas, se convirtió en la mayor arena multiuso de todo el nordeste de Brasil y ya fue palco de un concierto del exbeatle Paul McCartney.

Igualmente coincidió con el pronunciamiento en que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, festejó la inauguración dentro del plazo de los seis estadios en que se disputará la Copa Confederaciones, incluyendo el de Salvador.

Agregó que el mismo estadio ya cuenta con un museo sobre la historia del fútbol regional y con un auditorio que ofrece sesiones gratuitas de cine para la comunidad local.

“Quedé impresionada con la belleza y la modernidad de esos nuevos palcos del fútbol. La construcción de esos seis estadios muestra que nuestro pueblo tiene determinación, capacidad y competencia para organizar el mejor Mundial de todos los tiempos”, afirmó la mandataria en su programa semanal de radio.

Según Rousseff, en el entorno de la Arena Pernambuco, el estadio mundialista de la ciudad de Recife, está surgiendo un barrio ya conocido como Ciudad del Mundial, que incluye viviendas, centro comercial, hoteles, museos, cinemas, teatro, centro de convenciones y parque.

“Muchos no creían que seríamos capaces de construir esos estadios antes de la Copa Confederaciones y en los estándares exigidos por la FIFA para el evento, así como para el Mundial, pero los trabajadores que los construyeron, los empresarios contratados para hacer las obras y todos los gobiernos involucrados probaron que Brasil es capaz de aceptar desafíos y cumplir los compromisos que asumen puntualmente”, agregó.

La mandataria agregó que en todos los estadios fueron adoptadas medidas para garantizar la sostenibilidad ambiental, entre las cuales sistemas para aprovechar el agua de lluvia, paneles solares para suplir parte de la energía, y equipos de ventilación e iluminación natural.

Rousseff mencionó también la importancia económica de la construcción de los estadios, ya que sus obras generaron 24.500 empleos.