Una mujer muere en ‘party bus’

Choque es aparentemente causado por un conductor ebrio

SAN FRANCISCO. — Una mujer de 36 años perdió la vida, su esposo se encuentra internado en estado crítico y otras nueve personas también están internadas luego del choque ocurrido a primeras horas de ayer en una autopista de Redwood City, en el Área de la Bahía de San Francisco, en el que se vio implicado un automóvil conducido por un hombre que según la policía había estado bebiendo y un autobús contratado.

En el accidente ocurrido a las 2 a.m., un sedán Honda conducido por Raúl Padilla de 43 años, parece haberse golpeado contra la división central en la Autopista 101 para luego detenerse y quedar frente al tráfico que avanzaba, informó Art Montiel, agente de la Patrulla de Carreteras de California (CHP, en inglés).

Después de que el Honda quedara detenido, la parte delantera de un autobús contratado o party bus, que transportaba a 18 pasajeros, se estrelló contra el automóvil averiado. Hubo otros dos automóviles implicados en el choque.

“Todavía estamos intentando comprender quién entró en contacto con qué”, afirmó Montiel.

La mujer que perdió la vida en el choque viajaba en el asiento del acompañante del Honda y estaba casada con el conductor.

Su nombre no había sido divulgado ya que los agentes estaban intentando ayer comunicarse con otros miembros de la familia.

Padilla se encuentra internado en estado crítico. Tenía el cinturón de seguridad, pero no su esposa, según CHP.

Padilla y su esposa habían “consumido alcohol” antes del choque, pero se deben llevar a cabo los análisis de toxicología para determinar si Padilla se encontraba conduciendo bajo los efectos del alcohol en el momento del choque, señaló Montiel.

“Si se determina que se encontraba bajo los efectos del alcohol, puede enfrentarse a cargos mayores por conducir bajo los efectos de sustancias tóxicas (DIU) y homicidio involuntario”, afirmó Montiel.

En principio, según la información obtenida de sus licencias de conducir, las autoridades señalaron que la mujer era oriunda de San Mateo y que Padilla era de Oakland, pero la información quizás no estaba actualizada, dijo Montiel.

La mayor parte de los pasajeros del autobús sufrieron lesiones entre leves y moderadas.

El autobús contaba con cinturones de seguridad, pero Montiel no pudo determinar la cantidad de pasajeros que llevaban el cinturón puesto en el momento del choque. En California, los pasajeros de los autobuses no están obligados a usar el cinturón de seguridad, señaló Montiel.

El autobús fue transportado por remolque a un estacionamiento de vehículos incautados, pero Montiel no conocía el nombre de esta empresa.

Los conductores de otros dos vehículos implicados en el choque de Redwood City, una ciudad ubicada a unas 25 millas al sur de San Francisco, no resultaron heridos.

Los carriles en dirección sur de la Autopista 101 fueron clausuradas durante unas dos horas después de ocurrido el choque, y el tránsito fue desviado hacia las calles urbanas.

El choque tuvo lugar tan sólo tres semanas después de que cinco mujeres que se dirigían a una fiesta de bodas perdieran la vida al incendiarse su limusina a pocas millas de distancia en el cercano Puente San Mateo.