Detienen a hijo de presidente

Cristian Lobo fue arrestado por supuesta violencia doméstica

TEGUCIGALPA.—Un hijo del presidente de Honduras, Porfirio Lobo, fue remitido ayer a prisión preventiva por orden de un juzgado de Tegucigalpa acusado de violencia doméstica contra su expareja, informó su abogado defensor, Martin Bourdet.

El abogado de Cristian Lobo dijo a los periodistas que a su defendido se le dictó “prisión preventiva con detención judicial” en la Penitenciaria Nacional de Honduras, situada unos 25 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

El hijo del gobernante fue detenido la noche del miércoles en un centro de rehabilitación para pacientes alcohólicos en Catacamas, en el departamento de Olancho, luego de que un juzgado de Tegucigalpa emitió una orden de capturarlo.

A Cristian Lobo se le acusa de “violencia intrafamiliar” en perjuicio de su exmujer Lidia González, explicó el letrado, sin dar más detalles.

El abogado defensor expresó su inconformidad con la resolución del juez, argumentando que el Código Penal establece “que si la pena es inferior a los cinco años no puede decretarse una detención judicial”.

Además, indicó que en la audiencia preliminar que se celebrará el martes próximo “demostrará la inocencia” de Lobo.

En noviembre de 2012 se emitió una orden de captura en contra del hijo del mandatario hondureño, después que una exnovia lo denunciara en el Ministerio Público por el delito de amenazas.

La joven ya había presentado denuncia en contra del sospechoso por el delito de violencia intrafamiliar por lo que Lobo fue citado en la Corte Suprema de Justicia en donde se le prohibió acercarse a la joven y se le ordenó ir a barrer las calles de la capital.

Sin embargo el hijo del mandatario no cumplió estas medidas por lo que en noviembre se libró la orden de captura en su contra, pero no fue hasta esta semana que se procedió a su captura.

Hace unas semanas, la Fiscalía de la Mujer exigió a la Policía ejecutar la orden judicial de detener al sospechoso.

Esta no es la primera vez que Lobo se ve en problemas con la justicia.

En agosto pasado, el hijo del presidente hondureño fue detenido en Tegucigalpa por conducir en estado de ebriedad y provocar un accidente en el que no hubo lesionados.

La pena por el delito de violencia doméstica estipulada en las leyes hondureñas es de tres años de reclusión.