Buena decisión sobre armas

Guía de Regalos

Buena decisión sobre armas

La lucha contra el contrabando de armas a México obtuvo ayer una victoria significativa con la decisión judicial reforzando la autoridad en el área fronteriza de la Agencia para el Control del Tabaco, Alcohol, Armas de Fuego y Explosivos (ATF).

El panel federal de Apelaciones de Washington D. C. falló por unanimidad que el ATF puede exigir a las armerías en Arizona, California, Nuevo México y Texas que le reporten dentro de los cinco días las ventas de dos o más determinadas armas semiautomáticas.

Esta es una buena decisión porque toma en cuenta que el alcance de la medida llega apenas al 7% de estos negocios en todo el país, o sea una reducida cantidad de transacciones que no puede calificarse como una intervención federal masiva como temen los opositores al control de armas de fuego.

Lo ideal es que los controles sean mayores para prevenir la violencia cotidiana que pasa a ser mortal con el fácil acceso a las armas de fuego. Empero, los esfuerzos legislativos para imponer el sentido común fue boicoteado por una minoría de senadores con el respaldo de la industria de la armas y de sus organizaciones afines.

Estas son las mismas que demandaron al ATF, argumentando sin éxito que se exagera la influencia que el contrabando de armas a México tiene en la violencia del vecino país, y que el requisito es inconstitucional.

Este fallo debería ayudar al ATF que todavía está sin un jefe y con fuertes límites estructurales que le impiden cumplir con su tarea, por ser visto por un sector conservador como una agencia federal para controlar armas. El ATF, por ejemplo, solo parece existir en la Cámara de Representantes para ser atacado por la Operación Rápido y Furioso, sin hacerse algo para que sea más eficiente.

La decisión abre la esperanza de que los tribunales sean los que den una guía adecuada cuando la legislatura queda atrapada por los intereses especiales, tal como ha ocurrido en la historia estadounidense.