‘No pueden combatir con AK-47’

Tras volver de Siria, McCain afirma que rebeldes necesitan armas pesadas

Guía de Regalos

WASHINGTON, D. C.— Los rebeldes sirios que combaten contra las fuerzas del presidente Bashar al Assad tienen que recibir armas pesadas y munición para enfrentarse a aviones y tanques del régimen o no les será posible triunfar, dijo el senador John McCain días después de viajar a Siria discretamente para reunirse con la oposición.

“No pueden combatir tanques con AK-47”, dijo McCain ayer en una entrevista telefónica. El legislador republicano que fuera candidato presidencial en 2008 realizó una visita no anunciada a Siria el lunes; cruzó la frontera cerca de Kilis, Turquía, y sostuvo una reunión de unas dos horas con líderes rebeldes. McCain es uno de los legisladores que han exigido con más fuerza una acción militar estadounidense en la guerra civil siria, iniciada hace dos años; ha pedido además la creación de una zona de exclusión aérea y que se arme a los rebeldes.

El Gobierno del presidente Barack Obama se ha mostrado cauteloso de entregar armas a la fragmentada oposición, temiendo que caigan en manos equivocadas en una región tan volátil. McCain dijo que discutió qué tipo de armas necesitan los rebeldes y si podían asegurar su control.

“Confío en que pueden entregar las armas a las fuerzas debidas y no cabe duda de que necesitan cierta capacidad para cambiar la situación en el campo de batalla, que en este momento está a favor de al Assad”, dijo McCain, el primer senador estadounidense en viajar a Siria desde que la guerra civil comenzó hace más de dos años. McCain dijo que trabajó con el subsecretario de Estado William Burns para coordinar el viaje.

El senador agregó que habló con el secretario de Estado John Kerry “un par de veces. No fue que se lo estuviera ocultando (el viaje); sencillamente no salió a relucir. Pensé que Burns era la persona adecuada para la coordinación. Ellos fueron un factor importante en el viaje. No hubiéramos podido hacerlo sin su ayuda.”

Por su parte, el general Salim Idris, jefe del Consejo Militar Supremo del Ejército Libre Sirio, acompañó a McCain y se reunieron con 19 jefes de batallones.