Iniciarán acciones

Nuevo patrón de lavado de autos pretende rechazar a los sindicatos

Trabajadores de un lavado de autos, de los llamados “carwasheros” en espanglish, iniciarán una serie de acciones en contra de un nuevo patrón que ha decidido no reconocer el sindicato que formaron en enero de 2012.

Representantes de CLEAN Carwash Campaign, un grupo defensor de los derechos laborales de los inmigrantes, explicaron que desde hace un mes el lavado de autos The Spot Hand Wash pasó a ser propiedad de una sociedad que encabeza Irma Chávez.

A decir de trabajadores y de activistas, la orden de la nueva patronal fue no reconocer ni el sindicato ni el contrato laboral que habían firmado hace más de un año.

El terreno donde opera el “car wash”, localizado en la esquina de Hoover y Florence, en el área de Sur Centro, es propiedad de un coreano identificado como Jonathan Kim, quien era el dueño original del negocio y que tras las intenciones de los trabajadores de formar un sindicato, hace un par de años, decidió vender a otro hombre conocido como Luis Nava.

Bajo la administración de Nava, en septiembre de 2011 los 15 trabajadores del “car wash” votaron a favor de crear un sindicato y se afiliaron al United Steel Workers (USW) Local 675.

Justin McBride, director de CLEAN Carwash Campaign, indicó que a principios de 2012 los trabajadores obtuvieron un contrato colectivo que especifica en una de sus cláusulas que de haber cambio de patrón, el contrato seguiría vigente, además de que la ley obliga al nuevo empleador a negociar con el sindicato.

Sin embargo, la nueva patronal ordenó una paga de $60 dólares por jornada de nueve horas (un promedio de $6.66 por hora, muy por debajo del salario mínimo), rechazando el salario de $8.16 por hora que establece el contrato, señaló uno de los trabajadores.

Además, indicó, no se quiere hacer responsable de las condiciones de seguridad en el lugar de trabajo ni ofrecer tiempos de descanso.

Muchos de los trabajadores de lavado de autos, reportaron activistas, son explotados por su condición migratoria. De los aproximadamente 1,500 lavado de autos que existen en California, sólo tres han podido formar sindicato.

Eric Rodríguez, administrador del “car wash”, y quien es esposo de Irma Chávez, no quiso ofrecer una explicación.

“Yo no tengo que hablar con ningún sindicato, a ellos les gusta robarle a la gente humilde”, dijo Rodríguez, quien antes de ser el administrador, como carwashero fue uno de los líderes para la creación del sindicato.

A decir de Juliet Ovalle, representante de CLEAN Carwash Campaign, Rodríguez se dio cuenta de que el lavado de autos era un buen negocio y pidió a su esposa y otros familiares que hicieran una inversión para adquirirlo y como una maniobra para desbaratar el sindicato.

De los 15 trabajadores originales que formaron el sindicato, ya sólo quedan 8 porque algunos han sido despedidos y otros presionados para renunciar, comentó uno de los carwasheros que aún sobrevive.

Ovalle dijo que, además de una medida legal que están preparando, continuarán con la estrategia de protesta en el lavado de autos, la cual les ha sido muy efectiva para reducir las ganancias al negocio.