Deportaciones afectan salud de niños

Deportaciones afectan salud de niños
En 2012 fueron expulsadas 88,517 personas con al menos un hijo estadunidense, según un informe revelado ayer.
Foto: LA OPINION ANTONIETA CADIZ

WASHINGTON, D.C. — Un nuevo reporte de la organización Human Impact Partners mostró hoy que en Estados Unidos cerca de 43,000 niños ciudadanos, hijos de indocumentados, experimentarán problemas de salud mental y física, si las deportaciones se mantienen en los niveles actuales.

“Mi primo tiene dos hijas que quedaron muy traumatizadas luego que él se fue. Las niñas no entendían por qué se lo tuvieron que llevar. Una de ellas es muy inestable. Está ausente porque su padre también lo está. Ella era muy cercana a su papá, ahora ya no es la misma”, relata el testimonio de Daniela, una madre indocumentada incluida en el informe “Unidad Familiar, Salud Familiar”, publicado ayer.

A nivel nacional alrededor de 4.5 millones de niños ciudadanos viven en familias con estatus legal mixto. Durante el año fiscal 2012 la organización estimó que 152,426 niños han sido afectados de alguna forma por la política de deportaciones.

El reporte indicó que cerca de 100,000 menores mostrarán señales de abandono luego del arresto de un padre, lo que incluye síntomas de agresión y ansiedad.

Casi un 40% de los hijos de padres indocumentados no vieron a un doctor durante el último año, en comparación con un 75% de los niños de familias con papeles. Casi el 75% reportaron que un niño había mostrado síntomas del trastorno de estrés postraumático.

En 2012 fueron expulsadas 88,517 personas con al menos un hijo estadunidense, según el informe.

El reporte señala que “los hijos de los indocumentados también pueden sufrir de la pobreza, la reducción al acceso a la comida y la atención médica, problemas de la salud mental y conducta y oportunidades educativas limitadas” cuando un padre es arrestado y encarcelado o deportado.